publicidad
las brochetas mas ricas y sanas se preparan en el microondas

Cocina,

Las brochetas más ricas y sanas se preparan en el microondas

 [05 de marzo de 2015 | No hay Comentarios ] Maribel Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Lekué lanza al mercado Pincho, que permite preparar carne, pescado y verdura de una forma muy divertida y saludable

Maribel Martínez

¿Quién dijo que la carne, el pescado y la verdura se tienen que preparar siempre de la misma manera? Las brochetas resultan una excelente forma de dar a nuestros platos una presentación más divertida, pero muchas veces nos lo pensamos dos veces antes de prepararlas porque su preparación es algo más engorrosa. Gracias a Lékué podremos preparar brochetas sanas y deliciosas con su nuevo utensiolo, Pincho.
 
Se trata de un recipiente de cocción que recuerda a una olla de forma cuadrada que permite preparar deliciosos platos al vapor en el microondas, de una forma muy sencilla y sin necesidad de utilizar aceite u otros condimentos que añaden calorías. El recipiente cuenta con unas guías para introducir las brochetas, de manera que quedan suspendidas para que, al cocinarse, no entren en contacto con el jugo que se desprenden de la cocción. El recipiente se tapa y los pinchos se van cociendo únicamente con el vapor que se genera en el interior, con lo que se conservan todos los nutrientes de los alimentos. Ni si quiera es necesario utilizar agua.
 
La gama que comercializa Lékué cuenta con tres modelos, en función de nuestras necesidades. Uno para preparar minibrochetas, de 11 x 15 x 18 cm, a un precio de 25 €; otro, con unas medidas de 8 x 20’2 x 23’1 centímetros, permite preparar 4 unidades, y cuesta también 25 €, y un tercer modelo para hacer ocho brochetas, de 11’5 x 20’2 x 23’1, a un precio de 30 €.
 
Cada uno de los recipientes incluye un recetario que puede servir de guía a la hora de empezar a utilizarlo, algunas tan deliciosas como pollo al curry con mango, langostinos y ajos tiernos a la vinagreta y berenjena y calabacín teriyaki. Ya no hay excusas para comer platos divertidos, sanos y riquísimos