publicidad
luz led tecnologia nasa por la cara

Belleza y Cosmtica,

Luz led, tecnología NASA por la cara

 [10 de febrero de 2014 | No hay Comentarios ] Mayte Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Led Beauty Mask es una máscara que utiliza la última tecnología descubierta en la NASA para luchar contra los signos del envejecimiento facial

Mayte Martínez

El mundo de la estética se nutre de todos los campos científicos y tecnológicos para poner a nuestra disposición los mejores tratamientos. En esta ocasión hablamos de Led Beauty Mask, una máscara que usa la última tecnología descubierta en la NASA para luchar contra los signos del envejecimiento, para combatir las manchas solares y los efectos del acné.

Utiliza longitudes de onda específicas que emiten energía en forma de luz, útil para muchas aplicaciones y como un plus a varios tratamientos. Es un proceso similar a la fotosíntesis. Las plantas utilizan la luz solar para su regeneración celular. La luz Led aplicada a la piel, estimula la creación de colágeno y elastina. Además elimina la colagenasa, enzima responsable de nuestro envejecimiento.

El efecto Led consigue un aspecto rejuvenecido del rostro, un aumento de la luminosidad y una piel más sana. No duele ni molesta, tan sólo notas una luz muy intensa (los ojos están perfectamente protegidos) al principio y, en menos de un minuto, te acostumbras y dejas de notarla. La sesión dura unos 20 minutos y en función del tratamiento a recibir, se pone antes o después de los activos para que penetren mejor o conseguir una mayor vascularización de la zona o una limpieza más profunda…

Desde los centros de Medicina Estética de Cristian Álvarez nos aseguran que los efectos se notan desde la primera sesión, pero es recomendable un tratamiento de unas 5 sesiones.


Un color para cada situación
Los rayos que emite la Máscara Led son como los rayos solares pero sin los rayos ultravioletas.

Luz roja. Estimula la creación de colágeno, especial para reparar el tejido dañado y suavizar las líneas de expresión.

Luz azul. Las bacterias del acné contienen porfirinas y la luz azul consigue acabar con ellas y, a la vez, conseguir un efecto relajante.

Luz verde. Equilibra la pigmentación, reduce las arrugas finas y acelera la cicatrización de las heridas.