publicidad
y si comemos palomitas iquestqueacute vino elegimos

Cultura ,

Y si comemos palomitas, ¿qué vino elegimos?

 [06 de marzo de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Aunque parezca raro, no siempre que nos apetece beber vino, este tiene por qué ir acompañado de un plato de alta cocina o de grandes manjares. ¿Por qué no vamos a tomar vino con palomitas, con un sándwich o con un bocadillo?

Victoria Carmona

Y si lo hacemos, ¿qué tipo de vino deberíamos elegir para tomar con algunos de estos platos salados o dulces y otro tipo de alimentos? para los que nunca se ha pensado el vino adecuado. Sin duda, nada indica que no se pueda optar por el caldo más adecuado para saborearlos mejor.

Diez comidas sin maridaje

1.- Palomitas de maíz: una manzanilla sería el complemento ideal para un aperitivo de palomitas en casa.

2.- Bocadillo de calamares: aunque quizás estemos pensando en una variedad blanca por eso de ser del mar, un buen matrimonio es un tinto Valdepeñas por ejemplo.

3.-Taco mexicano: un vino oscuro, intenso, con cuerpo, acompañaría muy bien a este plato mexicano; por ejemplo una variedad del Priorato.

4.- Nachos y guacamole: un rosado ligerito le iría ni qué pintado a este plato rápido y rico dónde los haya.

5.- Al pollo frito o rebozado le viene bien un tinto o un vino con aguja.

6.- Sushi: no podemos comer esta preparación de pescado oriental sin un vino blanco tipo Chardonnay o un Blanc de Blanc.

7.- Sándwich mixto: un vino blanco ligero, sin ser muy elaborado puede ir bien con este tentempié.

8.- Tallarines orientales: para ese paquetito de fideos que se prepara en unos minutos, lo mejor es un blanco ligero, sin tratar mucho.

9.- Patatas fritas: cuando abrimos una bolsa de patatas, casi siempre optamos por una cerveza bien fría, pero también le viene muy bien un tinto de verano.

10.- Brownie: este delicioso postre de chocolate hará la delicia completa de quién lo degusta, si se acompaña de una copa de Pedro Ximénez.