publicidad
erizos de mar producto estrella esta semana santa

Gastronomía y Enología,

Erizos de Mar, producto estrella esta Semana Santa

 [24 de marzo de 2016 | No hay Comentarios ] Oiane Flaño Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Cada vez son más los platos típicos de estas fechas en las que muchos viajan en busca de turismo gastronómico.

Oiane Flaño

Cada estación y cada festividad las tiendas se llenan de productos que pocos adquieren el resto del año. Roscón de Reyes en Navidad, Tostadas en Carnaval, torrijas, bacalao y pestiños en Semana Santa… pero como ésta festividad cambia de fecha cadaa año, se pueden adquirir productos de temporada diferentes aprovechando que es ahora cuando están más sabrosos y rebosantes.

Es el caso de los erizos de mar, un plato poco común y que, sin embargo, están en su mejor momento a pesar de que la temporada comenzó hace unos meses. Cada año son más los que se suman a degustar este manjar y por eso los restaurantes se aplican a la hora de prepararlos y presentarlos en su carta.
 
Su sabor yodado y la deliciosa textura inigualable de sus huevas son un auténtico bocado de mar que inspira las recetas más creativas de chefs como RICARDO SOTRES  del restaurante EL RETIRO (Pancar. Llanes. Asturias. 985 400 240) o de MARCOS MORÁN del mítico CASA GERARDO (Prendes. Asturias. 985 88 77 97).
Entre los platos creados con este producto destaca un plato ligero y fresco, son los “Oricios, aceituna y queso fresco”, una de las últimas incorporaciones en carta de Marcos Morán –quinta generación del centenario Casa Gerardo- o el espectacular “Oricio con emulsión de mango, manzana e hinojo” que el joven Ricardo Sotres y que uno puede disfrutar, la mar de relajado, en su precioso restaurante.
 
 
Y si buscamos el maridaje ideal para acompañar estas exquisiteces, no se nos ocurre uno mejor que una copita bien fría (unos 10ºC) de POMARINA en su versión BRUT. Con su sabor tan sutil, tan delicado, y sus antecedentes es la compañera perfecta de este producto que o se adora o se aborrece porque, desde luego, no deja indiferente a nadie.