publicidad
primer aniversario de la sala hiroshima

Cultura y Espectáculos ,

Primer aniversario de la Sala Hiroshima

 [29 de marzo de 2016 | No hay Comentarios ] Charo Sánchez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Para celebrar este primer año inicia un ciclo de música en vivo en colaboración con Alterrecords, poniendo el acento en la relación del cine y la escena y la investigación en movimiento.

Charo Sánchez

La Sala Hiroshima cumple un año y para celebrarlo va a iniciar un ciclo de música en vivo en colaboración con Alterrecords. Así, entre las propuestas de este mes de aniversario destacan el teatro físico de Chroma Teatre en su pieza Sapucay, el proceso creativo coreográfico Blueprint de Arco Renz / Kobalt Works (Bélgica), el espectáculo performático Andrei Rublev (una panicografia) de Societat Doctor Alonso, la presentación del disco El Hombre de Nerval, la pieza de teatro y transformismo Assolutamente solo de David Batignani (Italia) y el concierto de presentación del disco Nacer Blanco de Borja Flames (Francia).
 
Sapucay, de Chroma Teatre, viernes 1 y sábado 2 de abril. La primera puesta en escena es Sapucay, el grito valiente de tres hermanas que sobreviven en un escenario rural, una estampa casi mítica, dentro de una obra onírica, entre el musical norteamericano y el drama realista. Llena de contrastes, la pieza crea algo parecido a un Dallas aborigen cerca del río Paraná. ¿Que pasa si la memoria ya no alimenta sino que entristece? 
 
Blueprint, de Arco Renz / Kobalt Works (Bélgica). miércoles 6 de abril. En esta pieza de danza, Arco Renz, Núria Guiu Sagarra y Phu Pham abren un trabajo escénico experimental, en proceso de creación, que integra una busqueda física sobre la vibración como fundamento generador de movimiento. Se trata de una pieza grupal, una partitura coreográfica que podrá ser interpretada, experimentada y compartida de diversas formas y de manera personal, por parte de diferentes grupos de artistas y personas provenientes de disciplinas y orígenes diversos.
 
Andrei Rublev (una paniconografia), de Societat Doctor Alonso, jueves 14, viernes 15 y sábado 16 de abril. En este caso, Andrei Rublev (una paniconografia) es un trabajo que quiere generar un repertorio de iconografías del cuerpo humano y, al mismo tiempo, trabajar con el sonido y la escenografía como símbolos del paisaje. Toma como punto de partida y título la película de Andrei Tarkovsky rodada en 1966, donde el pintor iconoclasta Andrei Rublev realiza un largo viaje en la Rusia medieval para pintar los frescos de la catedral de la Asunción del Kremlin.
 
El Hombre, de Nerval, domingo 17 de abril. Un concierto que está formado por David Orrico, músico y cantante autodidacta, y Tagore González, clarinetista de fuerte formación clásica. Ambos directores artísticos de la compañía Cre.Art project presentan, en formato dúo, su primer álbum El Hombre, un viaje a medio camino entre la banda sonora y el pop-rock melancólico, dibujando con voz, guitarras, clarinetes y teclados los oscuros paisajes que todo ser humano recorre.
 
Assolutamente solo, de David Batignani (Italia), miércoles 20, jueves 21 y viernes 22 de abril. Un padre y su hijo se encuentran para crear juntos un espectáculo, para descubrir lo que puede nacer de su relación. Una obra que enfrenta sus identidades, similares desde el punto de vista de los rasgos físicos y ciertos hábitos de comportamiento, pero diferentes por edad, por experiencias, por pasiones. El padre y el hijo, juntos, construyen un “lugar de encuentro” en un cuerpo común, ficticio como son los personajes en los que se multiplican los transformistas en sus actuaciones.
 
Nacer Blanco, de Borja Flames (Francia), domingo 24 de abril. Se trata de un concierto de presentación del primer trabajo en solitario de Borja Flames. Una experiencia hipnótica, adictiva y emocionante, entre el spoken-word, la música experimental, el art-pop y el folclore sin fronteras. Doce canciones donde se mezclan melodías radiantes, compases impares, estructuras y voces en canon, fervor e irreverencia a partes iguales, complejidad e inmediatez, experimentación, música pop y fascinación por las músicas primitivas, así como por su componente de trance, misterio, brutalidad y sensualidad.