publicidad
iquestpueden unos zapatos mejorar tu dolor de espalda

Moda y Tiendas,

¿Pueden unos zapatos mejorar tu dolor de espalda?

 [02 de abril de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

El llamado calzado fisiológico de balancín se presenta como uno de los remedios para evitar, entre otros, el dolor de espalda. Parece ser que el hormigón y el cemento no son buenos aliados en nuestro caminar y por ello algunas marcas de calzado estudian cuál sería el mejor modelo para reproducir la sensación de caminar sobre la arena.

Victoria Carmona

Estos nuevos modelos buscan corregir la postura corporal, a la vez que tonifica los músculos e incluso algunos se presentan eficaces contra la celulitis, activar la circulación, tonificar el cuerpo…  Aunque no todo funciona tal y como se publicita, lo que sí es verdad es que este tipo de calzado ha aumentado su presencia en el mercado en los últimos años.

Calzado fisiológico

Este tipo de zapatos y zapatillas basan sus bondades en que facilitan que los músculos se estiren al caminar por el diseño que tienen y la forma de balancearse. También en que la inestabilidad de estos zapatos (suela más alta y curvada) hace que el cuerpo trabaja más para mantener su balance y equilibrio.

En definitiva, se trata de mejorar la postura corporal al caminar o al permanecer de pie y con ello reducir el dolor lumbar, prevenir problemas articulares, aumentar la coordinación de los músculos y mejorar la circulación sanguínea de los miembros inferiores.

Efecto balancín

Este tipo de suela disminuye la superficie de apoyo del pie en el suelo, produciendo una sensación de inestabilidad cuando intentamos estar quietos en pie. Esto hace que nuestro cerebro y nuestros músculos se tengan que adaptar a esa situación constantemente; de igual manera que caminamos descalzos por superficies irregulares.

El tener la suela redondeada hace que el pie no esté apoyado en su totalidad, por lo que se recomienda su uso progresivo para evitar el cansancio. Además, hay que tener en cuenta que no se pueden utilizar en personas con problemas de equilibrio, como mareos o vértigos, así como en aquellas con operaciones recientes.

La importancia de calzar bien

Incluso si no usamos este tipo de zapatos, nos debemos guiar más por la ergonomía que por la estética, ya que unos zapatos inadecuados pueden conllevar graves problemas de salud relacionados con pies, rodillas o la columna vertebral.

Nuestro contacto con los que nos rodea son nuestros pies, por ello debemos elegir bien lo que va cubrir nuestros pies. Si el calzado dificulta la pisada, al final nos acarreará problemas en el aparato musculo esquelético.