publicidad
el guardarropa de una chica 10 manuela velleacutes

Moda y Tiendas,

El guardarropa de una chica 10: Manuela Vellés

 [28 de junio de 2016 | No hay Comentarios ] Mirian Díaz Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Manuela Vellés es una joven actriz que destaca en el mundo de la interpretación y sobre la alfombra roja por su increíble evolución de niña dulce a mujer innovadora

Mirian Díaz

Manuela Vellés es una actriz madrileña de 30 años que viene de una familia de artistas, así como diseñadores, escritores y arquitectos. Comenzó sus estudios interpretativos siendo muy joven, una formación que le ha llevado a codearse con actores de renombre en la pequeña y gran pantalla. La primera vez que actuó en el cine fue en la Caótica Ana de Julio Medem y desde entonces no ha parado de actuar.

En su manera de vestir, Manuela ha evolucionado y si antes vestía muy juvenil con looks dulces que, por otro lado, no resaltaban su figura, ahora luce estilismos más femeninos, interesantes y favorecedores. Poco a poco ha ido ganando en seguridad y sus elecciones cada vez resultan más arriesgadas, aunque también innovadoras y sin duda más acertadas.

Manuela sorprende y mucho. Además de actuar también canta. Es compositora y ha  interpretado varias canciones para diversas series y películas. Su vestimenta también sorprende. Antes la veíamos posar en la red carpet con outfits simples como vestidos rectos por la rodilla sin mostrar absolutamente nada, y según va cumpliendo años, va ganando estilo.  

La actriz es una mujer hecha y derecha. Lejos quedó la imagen de niña dulce que no ha roto un palo en su vida con vestidos muy poco favorecedores que no realzaban su silueta. Algunas de sus elecciones eran vestimentas de colores claros que no resultaban apropiadas para su piel blanca y menos aún cuando no destacaba su rostro con un maquillaje oscuro.  

Su cambio comenzó a verse en 2013, cuando en el festival de San Sebastián impresionó a todo el mundo con un vestido largo color blanco con aberturas en la cintura, el cabello hacia atrás y labios de un color rojo oscuro. De esa forma quiso Manuela presentarse de nuevo al mundo, con el estilo renovado, siendo como era una glamurosa en potencia.   

Utilizó el romanticismo para acudir a los Goya con vestidos de diferentes texturas con plumas en la cola y tejido de encaje, y después de eso se soltó con vestidos de grandes escotes, estampados y tejidos como el terciopelo que no sientan bien a todo el mundo. En la alfombra roja, Manuela se desenvolvía como las grandes y su seguridad en sí misma vista a través de sus looks renovados comenzaron a convencer a periodistas y estilistas, algo que a fecha de hoy aún sucede.

No es de extrañar dada su osadía: pantalones masculinos y bustier formando equipo, vestidos envueltos escandalosamente de lentejuelas doradas o atuendos que lo llevan absolutamente todo, desde escotes hasta aberturas y troquelados.

 

  *Fotos: Twitter