publicidad
terapia con ventosas

Cuerpo y Mente,

Terapia con ventosas

 [14 de julio de 2016 | No hay Comentarios ] Mayte Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Vacuumanticell Therapy, un tratamiento anti retención, reductor, remodelante, anticelulítico y probienestar.

Mayte Martínez

Procedente de la terapia con ventosas de la medicina tradicional china, la terapia Vacuumanticell consiste en la aplicación de unas tazas o vasos, normalmente de cristal, que se aplican sobre las zonas a tratar ejerciendo una acción de ventosa o succión con la que se logra reactivar la correcta desintoxicación del organismo, al abrir los canales energéticos. El efecto de succión regula el correcto funcionamiento de los órganos, los músculos y de las glándulas, reduciendo la inflamación, reforzando el sistema inmunitario, ayudando a expectorar, relajando los músculos, calmando el estrés, la ansiedad, los estados depresivos, el agotamiento y mitigando el dolor debido a las endorfinas que liberan.

Hay dos fórmulas de aplicación: el cupping, que implica quemar el borde de la ventosa y la vacuumterapia, la empleada en The Green Shelters, que emplea ventosas con el borde de goma que no precisan ser calentadas (no quema ni deja marcas en la piel, sólo provocan un ligero enrojecimiento fruto de la succión).

Esta terapia actúa tanto a nivel físico como emocional, ofreciendo grandes beneficios al energizar los órganos y los tejidos, equilibrando y liberando la energía que los obstruyen, tanto a nivel linfático como circulatorio y actuando sobre otros fluidos corporales que pueden entorpecer el correcto funcionamiento orgánico.

¿Cómo funciona? En su formato activo, en combinación con un masaje específico, la Vacuumterapia con ventosas ha demostrado una gran eficacia en tratar los nódulos de grasa que conforman la piel de naranja o celulitis. En esta aplicación, tal y como explica Maunoury “el tratamiento se concentra sobre las zonas a trabajar, aquellas con mayor retención (muslos, cadera, vientre o brazos) así como las áreas reflejas (aquellas hacia las que hay que liberar el excedente de líquidos y toxinas) realizándose un masaje preparatorio destinado a calentar la piel donde después se dispondrán la ventosas”.

Con las ventosas se trabaja también de forma activa, mediante presiones que favorecen la expulsión de aire y actúan ejerciendo aspiraciones o succiones sobre la piel y tejidos corporales creando un efecto vacío con el que se logra abrir los poros y estimular la circulación sanguínea y linfática. Los movimientos difieren dependiendo de las zonas del cuerpo, así por ejemplo para piernas y brazos estos se realizarían de abajo hacia arriba y posteriormente del interior al exterior; mientras que sobre vientre o caderas se trabajan con movimientos circulares.

Beneficios y resultados: Ayuda a la reactivación de la circulación sanguínea y linfática gracias a la aspiración de los tejidos, por el efecto ventosa, con lo que se consigue una mejoría evidente de la celulitis. Esto unido al efecto drenante y pro-eliminación de toxinas y líquidos residuales, hace de este masaje un aliado de excepción contra la piel de naranja a largo plazo. Sus efectos sobre la retención de líquidos permiten acabar con la sensación de piernas cansadas e hinchadas.

•    Anti-hinchazón.
•    Anti-celulítico.
•    Detox.
•    Re-equilibrio energético.
•    Atenuación de dolores y sensación de bienestar.