publicidad
los problemas de beber agua en exceso

Nutrición y Dietética,

Los problemas de beber agua en exceso

 [28 de julio de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Beber agua es un hábito muy saludable y necesario para el organismo, pero no debe realizarse un consumo excesivo porque resultaría pernicioso. Son muchas las personas que no son capaces de controlar la cantidad que consumen y lo hacen de manera exagerada llegando a ingerir 6 ó 7 litros al día, superando absolutamente la cantidad recomendada por los especialistas. Este consumo compulsivo y continuado se conoce con el nombre de potomanía y debe ser tratada por el médico, porque provoca graves problemas en el organismo.

Carmen Reija

El agua es el componente más abundante del cuerpo humano (se cree que entre el 60 y el 70% de nuestro organismo está constituido por agua) y se considera que llega a representar más de la mitad del peso corporal. Para mantener en equilibrio la cantidad de agua necesaria para realizar las funciones vitales, una persona sana necesita alrededor de dos litros diarios.

Puede integrarse de tres maneras diferentes: a partir del líquido ingerido (unos 1.200 ml.), de los alimentos (unos 1000 ml.) y de la que produce el propio metabolismo interno (unos 350 ml.). Frutas, verduras y hortalizas son los alimentos que mayor cantidad de agua contienen y resulta una fuente perfecta de hidratación porque, además, aportan vitaminas, minerales y fibra.

Aunque sabemos que el agua es salud, debemos recordar que debe ser consumida en una cantidad adecuada que no debería pasar de 1600 mililitros en el caso de las mujeres y de dos litros en los hombres, según indican los especialistas. Quienes padecen potomanía sienten un deseo constante de beber cualquier líquido (especialmente agua) de manera compulsiva y continuada sin estar realmente sediento. Esta necesidad caracteriza el problema psicógeno que conforma la enfermedad y puede ser el síntoma de otras patologías (como anorexia, diabetes o esquizofrenia).

Las causas de la potomanía son variables y pueden destacarse: la anorexia nerviosa, trastornos de personalidad, esquizofrenia, alteraciones del hipotálamo (incluso un traumatismo), diabetes mellitus, enfermedades renales crónicas, el consumo de ciertos medicamentos (entre los que podemos señalar los antiinflamatorios no esteroideos, los diuréticos tiazídicos, el litio, ciertos antidepresivos, etc.)

El exceso de agua puede generar problemas reales de salud que resultan tan peligrosos como los generados por el escaso consumo de esta bebida. Podemos destacar: alteraciones del funcionamiento del riñón, desequilibrio electrolítico y de fluidos corporales, variaciones en la composición de la sangre, pérdidas de minerales (especialmente sodio y potasio, fundamentales para la realización de funciones vitales), náuseas, dolor de cabeza, diuresis excesiva, calambres, letargia, convulsiones, pérdida de concentración, parálisis, desmayos, insomnio, sudoración extrema, etc.

El tratamiento depende de la causa que la provoca y debe ser pautado por el médico. De manera general, debe reducirse la ingesta de líquidos a un litro y medio o dos diarios y, fundamentalmente, tratar la enfermedad de base que la provoca. Suele recomendarse la administración de diuréticos específicos, tratamiento psicológico y/o psiquiátrico (si existe algún problema a ese nivel) o el cambio de fármacos (si son los causantes).