publicidad
la dieta de los adolescentes

Nutricin y Diettica,

La dieta de los adolescentes

 [24 de agosto de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Todos los que conviven con un adolescente saben perfectamente que su casa se ha convertido en una montaña rusa. Muchos gritos, contestaciones inadecuadas, innumerables enfrentamientos… y un sinfín de situaciones que ponen frenéticos a los adultos que se encuentran a su alrededor. Es una etapa complicada que, aunque no lo parezca, tiene un final (normalmente feliz), por lo que lo más recomendable es tomárselo con mucha calma.

Carmen Reija

De manera general, un adolescente se mueve menos de lo deseable, come demasiado y mal porque integra en su dieta demasiadas grasas insalubres que pueden provocar enfermedades típicas de adultos (hipercolesterolemia, diabetes, obesidad, etc.). Esta situación provoca que se sienta cansado al realizar cualquier actividad, lo que no les anima a hacer nada.

A nivel psicológico destacaría que puede ser tímido e introvertido y relacionarse poco con los demás, dedicando su tiempo a actividades solitarias como escuchar música o jugar con su ordenador. Su autoestima suele ser baja y no suele interesarse por el mundo que le rodea. Presenta una baja tolerancia a la frustración, es poco disciplinado y su autoexigencia suele ser nula.

Sus hábitos suelen ser perjudiciales para la salud. Normalmente no sigue una dieta saludable: desayuna mal, come de todo y durante todo el día y bebe demasiados refrescos azucarados. No hace ejercicio de manera habitual (o nunca en muchos de los casos). Se acuesta tarde y duerme poco.

Entre las recomendaciones destacarían:

-Controlar la comida y seguir una dieta equilibrada con abundantes frutas y verduras. Desayunar fruta, cereales y leche semidesnatada; a media mañana un bocadillo pequeño; cena ligera pero nutritiva; merendar un bocadillo y evitar los embutidos grasos, el exceso de fritos, la bollería industrial, los refrescos, etc.

-Hacer ejercicio tres o cuatro días a la semana. Optar por las actividades grupales.

-Intentar caminar de un lado a otro siempre que sea posible.

-Buscar objetivos realistas adaptados a lo que de verdad puede hacer.

-Controlar el uso del ordenador y los juegos.

Resulta fundamental entender que:

-Padres y educadores deben ayudarle a alcanzar sus objetivos. Adelgazar de manera positiva les ayudará a sentirse mejor tanto física como mentalmente. Así evitaremos problemas futuros como la diabetes o la hipertensión.

-Controlar los factores de riesgo asociados a trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia. Los propios padres pueden influir en la percepción de su cuerpo y hacerles sentir bien.

-Necesitan alimentos que proporcionen la energía necesaria para desarrollar las actividades normales.

-Hacer ejercicio mejora su salud y establece parámetros muy importantes a lo largo de toda su vida. Notarán la pérdida de grasa desde el primer momento en que empiecen a moverse, bajarán de peso y se animarán porque mejorará su autoestima y las relaciones con los demás. Mejorarán los problemas posturales asociados a la inmovilidad y a los movimientos repetitivos delante del ordenador.

-Acudir a un terapeuta especializado si los problemas se han enquistado. Si existe algún problema concreto de personalidad, se descubrirá. Si sólo es de actitud, también.

Consulta tus dudas al médico y sigue sus indicaciones. Anímate y convéncete de que es una etapa más del desarrollo personal y que no durará para siempre. Poco a poco, todo volverá a la normalidad.