publicidad
coacutemo no pasar calor sin gastar mucho dinero

Salud,

Cómo no pasar calor sin gastar mucho dinero

 [28 de agosto de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Aunque estamos ya a finales de agosto y se supone que las temperaturas deberían empezar a bajar, lo cierto es que el calor sigue siendo sofocante tanto de día como de noche. Conseguir pasar menos calor en casa, a veces, nos vacía el bolsillo; por ello con unos trucos conseguirás rebajar la factura del aire acondicionado.

Victoria Carmona

Y ¿qué opciones hay para evitar que la vivienda se convierta en una sauna? De primeras, existen dos caminos: apostar por el socorrido aparato de aire acondicionado, con el correspondiente incremento de la factura, o echarle un poco más de tiempo y adquirir nuevas costumbres que eviten recurrir al consumo eléctrico.

Cómo refrescarse sin gastar

Con unas pequeñas costumbres que adquiramos podemos pasar menos calor en nuestro hogar.

1.- Si usas el ventilador, lo mejor es dirigirlo hacia la ventana para que el aire caliente del exterior no entre.

2.- Bajar las persianas y correr las cortinas en las horas en el que el sol calienta más.

3.- Ventilar las habitaciones durante toda la noche y a primeras horas de la mañana.

4.- Si el aire que mueve el ventilador resulta muy caliente, se puede colocar un recipiente con hielo frente a él. Con este sistema low cost se logrará refrigerar el aire de la estancia.

5.- Poner plantas en las ventanas rebajará el calor entrante. No hay que olvidarse de regarlas con asiduidad, ya que en un descuido se pueden quemar.

6.- Evitar tener conectados los aparatos que no se usen, así como las luces antes de las 21:00 horas. Y es que, aunque no lo parezca, todos estos elementos emiten calor residual que incrementa la temperatura de las habitaciones.

7.- Bajar la temperatura corporal también resulta de especial importancia y por ello, lo mejor es utilizar tejidos naturales y ropa no ajustada.

8.- así como beber mucha agua para estar bien hidratado y que el cuerpo regule su temperatura sin problemas.

9.- Para dormir mejor, antes de acostarse lo mejor es darse una ducha de agua templada. Aunque no parezca lo más atractivo, apostar por unos grados más en el último baño hará que la sensación térmica exterior resulte más fresca.

10.- Refrescar la cama: metiendo las sábanas (de algodón si es posible) en una bolsa y dejándolas un rato en la nevera. Con este sencillo gesto, y haciendo la cama justo antes de ir a dormir, se logrará que el dormitorio esté mucho más fresco durante un rato. Y es que, aunque solo sean unos minutos, será el tiempo justo para que entre el sueño.