publicidad
las varices pueden mejorar si te cuidas adecuadamente

Cuerpo y Mente,

Las varices pueden mejorar si te cuidas adecuadamente

 [06 de octubre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Las varices son alteraciones de las venas de las piernas causadas por el mal funcionamiento de las válvulas encargadas de devolver la sangre al corazón. Al producirse la insuficiencia venosa, la sangre se estanca, las paredes de las venas se debilitan, se dilatan y aparecen las venas varicosas. Es un problema frecuente que se presenta a cualquier edad y con un grado de afectación variable, por lo que su tratamiento y evolución también lo es. Debe ser tratado por el médico que aplicará las medidas higiénicas y farmacológicas oportunas.

Carmen Reija

A nivel fitoterapéutico se utiliza el castaño de indias (Aesculus hippocastanum), pues se considera que sus propiedades venotónicas pueden ayudar a mejorar la situación. Su nombre se debe a que antiguamente se utilizaba para alimentar a los caballos y otros animales. Botánicamente es un árbol con hojas palmeadas y compuestas, flores blancas con manchas rosadas agrupadas en inflorescencias y frutos capsulares.

Los componentes químicos farmacológicamente más activos son:

- En la semilla: almidón, lípidos y saponósidos (escina).

- En la corteza: taninos, cumarinas (esculósido y fraxósido) y flavonoides.

Sus propiedades farmacológicas se relacionan con sus principios activos:

- El esculósido presenta una acción vitamínica P que disminuye la permeabilidad de los capilares y aumenta su resistencia.

- Los polifenoles inhiben enzimas que degradan proteoglicanos, lo que les proporciona actividad antiinflamatoria y antiedematosa.

- La escina es antiinflamatoria en estados iniciales, aumenta el tono venoso y la resistencia capilar, presentando actividad diurética.

Se considera que resultaría indicado en la insuficiencia venosa que cursa con edemas en miembros inferiores, varices o hemorroides. Sería efectivo para tratar hematomas, edemas, flebitis, varices y otras patologías venosas. A nivel externo, se usa para tratar la celulitis, las varices, las hemorroides, etc. tanto a nivel preventivo como curativo.

Aunque su consumo suele ser por vía oral (infusiones, cápsulas, etc.), también la tópica es frecuente y en preparaciones galénicas variadas (extractos, criomolturados, geles, etc.) solo o asociado con otros elementos con actividades similares que actúan de manera sinérgica. En España se ha autorizado para tratar las manifestaciones de insuficiencia venosa y sintomatología hemorroidal, el tratamiento de fragilidad capilar cutánea (petequias, cuperosis, cardenales), como antihemorrágico, en las varices, la reabsorción de edemas, la tromboflebitis, las úlceras varicosas y los calambres nocturnos.

Sus componentes escina y esculina pueden causar envenenamientos que cursan con vómitos, dilatación pupilar, fiebre, dolor de cabeza, parada cardiorrespiratoria y muerte. Los preparados fitoterapéuticos no suelen presentar toxicidad directa, pero sí efectos secundarios que deben ser tenidos en cuenta por los consumidores (problemas gastrointestinales y picor en la piel entre otros). Además, algunos estudios indican que puede provocar hemorragias si se combina con fármacos como el ibuprofeno, por lo que su administración conjunta no debería realizarse.

Está absolutamente contraindicado en pacientes con insuficiencia renal, niños, embarazo y lactancia. Tampoco debe consumirse en caso de sufrir problemas de coagulación sanguínea. Consulta a tu médico antes de iniciar su consumo para evitar la aparición de estos efectos secundarios y no te automediques porque puede resultar peligroso.