publicidad
reafirma la piel con thermage e hilos

Belleza y Cosmética,

Reafirma la piel con Thermage e hilos

 [14 de octubre de 2016 | 1 Comentarios ] Mayte Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

A partir de los 35 años, la pérdida de firmeza facial y corporal es una de las preocupaciones estéticas más frecuentes. El tratamiento Thermage y los hilos actúan en sinergia para recuperar la tersura.

Mayte Martínez

La combinación de la radiofrecuencia exclusiva de Thermage con hilos tensores inductores de colágeno es una solución no invasiva y de resultados espectaculares para combatir la flacidez facial y corporal, en tan solo dos sesiones, una de Thermage y otra de infiltración de hilos”, aseguran la doctora Maria José Freire y el doctor Miguel Aragón, especialistas en medicina estética, directores médicos de las Clínicas Maux, en Madrid, y María Auxiliadora, en Sevilla, pioneros en el uso de ambas técnicas.

La unión hace la fuerza
Thermage trabaja calentando de forma segura los distintos estratos de la piel, alcanzando una temperatura terapéutica que estimula la síntesis de colágeno y permite que la piel recupere su firmeza y tersura. Su cabezal patentado incorpora una tecnología vibratoria diseñada para que el sistema nervioso no reconozca el estímulo del calor y paliar así cualquier molestia que el paciente pudiese percibir. Es importante saber también que la aplicación de cada cabezal es exclusiva, ya que está destinado a un único paciente. Por su parte, los hilos tensores de Polidioanona (PDO), absolutamente reabsorbibles, además de ejercer una tensión inmediata allí donde se infiltran, inducen la formación de fibras de colágeno con el paso de las semanas.

Protocolo
Lo ideal es realizar primero la sesión de Thermage sobre la zona a tratar, y transcurrida al menos una semana, implantar los hilos. La ventaja de ambas técnicas es que se pueden practicar en cualquier zona del cuerpo: óvalo facial, contorno de ojos y boca, cuello, escote, cara interna de brazos y muslos, glúteos, abdomen...En todas aquellas áreas en las que la flaccidez se manifiesta. Además, son procedimientos mínimamente invasivos, poco dolorosos y que no impiden la inmediata reincorporación a la vida cotidiana.

Resultados
La acción de una sola sesión Thermage, se observa de inmediato, pero los resultados serán definitivos entre los 3 y los 6 meses siguientes, dependiendo del estado de cada piel. En cuanto a los hilos, hay una primera acción tensora evidente desde el momento de su implantación, pero su efecto es aún mejor entre los 2 y los 4 meses siguientes, dependiendo también de la edad y de la calidad cutánea. “El tiempo de estabilidad de tratamiento suele ser entre año y medio o dos años, aunque si queremos alargarlo podemos implantar al año algunos hilos más”, asegura el Doctor Aragón.