publicidad
claves para cuidarte en navidad y disfrutar

Cuerpo y Mente,

Claves para cuidarte en Navidad y disfrutar

 [12 de diciembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

No es necesario volverse “locos” y olvidar las necesidades propias para disfrutar de una Navidad feliz. Es cierto que muchos hábitos se modifican porque debemos adaptarnos a la nueva situación, pero es imprescindible mantener las pautas médicas y no dejar los tratamientos farmacológicos, pues no se deben eliminar ni siquiera durante las fiestas. Aunque pueden limitar nuestra actuación, es fundamental continuar con lo que el médico haya indicado y adaptarnos con alegría a ello. Cualquier modificación debe ser pautada por el especialista. Consúltale.

Carmen Reija

Son muchas las implicaciones relacionadas con las fiestas navideñas, pero es posible disfrutar y no afectar excesivamente a nuestra salud. Las claves serían:

-Mantener las pautas farmacológicas marcadas por el médico. Si sigues un tratamiento específico, no puedes dejarlo sin más ni alterar el horario. Son muchos los medicamentos que deben ser mantenidos: antidepresivos, antihipertensivos, antibióticos, etc. y que presentan “contraindicaciones” como el consumo conjunto con alcohol. Es mejor que renuncies a beber porque no es posible dejar la medicación.

-Realizar los controles prescritos por el médico. No puedes olvidarte de medir la glucosa, por ejemplo, pues es imprescindible para cuidar tu salud. Tampoco es posible dejar de acudir a los controles de anticoagulantes porque resultan indispensables para pautar las dosis exactas.

-Evitar el consumo de alimentos que causen alergias. Su ingesta está prohibida en todo momento. No importa que sea uno especial. Consulta lo que vas a comer para evitar riesgos innecesarios que pueden resultar potencialmente peligrosos.

-Cocinar al horno, plancha o vapor, evitando freír para no incrementar la grasa ingerida. Lo más adecuado es elegir alimentos de temporada y elaborar comidas tradicionales. Prepara unos entremeses ligeros (espárragos, mejillones, berberechos, ensalada, etc.) y evita los embutidos, patés, quesos, etc. porque aportan muchas calorías y grasas inadecuadas para tu salud (elige jamón ibérico o cecina, aunque son más caros, son más sanos).

-Hidratarse adecuadamente (agua, infusiones, zumos naturales, etc.) ya que beber mejora el funcionamiento de tus órganos internos y favorece la eliminación de toxinas. Si vas a beber alcohol, elige vino tinto y evita los combinados, la cerveza y el vino blanco.

-Comer más pescado que carne roja. Aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas de temporada, reduciendo el consumo de proteínas de origen animal. Dejar los alimentos ricos en proteínas (huevos, carne, pescado, etc.) para la cena.

-Hacer ejercicio físico. Favorece la pérdida de peso y la producción de endorfinas. Olvidar el sedentarismo (pues ya pasaremos muchas horas sentados ante la mesa) te ayuda a mantenerte en forma y a quemar grasa.

-Dormir lo necesario. Es importante descansar y no romper las pautas de sueño para sentirse bien durante el día. No consumas compuestos “relajantes” sin prescripción médica.

-No repetir menú indefinidamente. Congela lo que te sobre y no te lo comas toda la semana. Aprovecha los días intermedios (en los que no haya celebraciones) para “desintoxicarte” consumiendo verduras, frutas, infusiones depurativas, etc.

Estas sencillas claves te permitirán disfrutar de las fiestas y mantener tus hábitos. Obviamente, habrá cambios, pero lo importante es que no resulten nocivos para tu salud. Consulta cualquier duda con tu médico o farmacéutico y sigue sus indicaciones.