publicidad
primeros auxilios en cualquier situacioacuten

Cuerpo y Mente,

Primeros auxilios en cualquier situación

 [29 de noviembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La idea está clara. Los únicos capacitados para tratar a un accidentado son los profesionales sanitarios preparados para ello. La intervención de las personas inexpertas puede provocar un problema mayor de dimensiones graves, por lo que no se recomienda hacer nada que pueda perjudicar al enfermo. Si te interesa el tema, acude a algún curso de formación específica y aprende allí lo que se indica en cada situación.

Carmen Reija

Aunque lo normal es que nunca los necesites, no está de más conocer unos sencillos consejos que te pueden ser útiles en una situación inesperada. Si te ves inmerso en un accidente, tu actitud podría incluso evitar una muerte, y aunque cada situación requiere una actuación distinta, hay puntos comunes de interés:

-No debemos mover al accidentado hasta conocer la gravedad de sus heridas. Nunca se puede sacar el casco a un motorista accidentado, pues al forzar su cuello podemos provocarle lesiones irreversibles.

-Mantener la calma y tranquilizar al herido.

-Avisar inmediatamente a los servicios médicos.

-Si está inconsciente, no podemos darle comida o bebida. Nunca alcohol o relajantes.

-Si vemos algo que pueda perjudicar su respiración en la boca o la nariz, podríamos extraerlo con mucho cuidado, pero sólo si fuera accesible.

-No modificar la postura de la cabeza, salvo si se detectan problemas respiratorios, vómitos o náuseas, que se pondrá de lado para evitar su ahogamiento por falta de aire o deglución de su propio vómito. -Mantenerlo caliente, tapándolo con una manta.

-Controlar su pulso para evitar un shock tras el accidente (piel fría, color azulado, pulso débil, taquicardias, etc.)

-Salvo conocimiento real o situación desesperada, evitar las maniobras de resucitación, pues podemos perjudicarlo seriamente aunque nuestra intención sea ayudar.

Si te ves envuelto en un percance menor, puedes resolverlo de manera sencilla siguiendo estas pautas:

1.- Las quemaduras deben ser enfriadas con agua inmediatamente, cubiertas con algo limpio y tratadas por el médico lo antes posible.

2.- Las hemorragias se detienen aplicando presión sobre la zona; se tapan con vendas limpias y apretadas que deben cambiarse cuando se empapen de sangre. Se acudirá al médico para parar la hemorragia y eliminar la causa.

3.- La deshidratación (con piel pálida y húmeda, lengua seca, pulso débil y respiración superficial), se trata reponiendo líquidos y sales perdidas con bebidas isotónicas o preparados caseros (agua o limonada con azúcar y sal, por ejemplo).

4.- El golpe de calor (con piel caliente y enrojecida, pupilas dilatadas, temperatura alta, falta de sudoración, pulso rápido, etc.), se trata trasladando al paciente a una zona fresca, desnudándolo y poniéndole paños frescos para bajar su temperatura. Acudir al médico de inmediato.

5.- Las picaduras de medusas se lavan con agua de mar, se aplica amoníaco o vinagre, se eliminan los tentáculos de la piel y se pone amoníaco o vinagre. Existen cremas solares preventivas, recomendables en zonas en las que abundan medusas.

6.- Para las picaduras de abejas se extrae el aguijón (se pueden usar papeles depilatorios) y se lava la zona con agua y jabón, amoníaco o vinagre. Si se produce una gran inflamación, en el hospital deben valorar si la persona es alérgica a dicho insecto, porque es una situación de riesgo que debe ser tratada.