publicidad
la compleja psoriasis

Cuerpo y Mente,

La compleja psoriasis

 [28 de noviembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

A pesar de que no es contagiosa, es una enfermedad que provoca un rechazo general porque los pacientes presentan un aspecto “extraño” que llama la atención a quienes les rodean y a ellos mismos. Esta situación provoca que padezcan más depresiones que la población en general debido a la tristeza que les genera. Se ha comprobado que las situaciones de estrés la exacerban y, aunque no tiene cura, sí se puede mejorar con los tratamientos actuales. Consulta a tu médico y sigue sus indicaciones.

Carmen Reija

La psoriasis se considera una enfermedad dermatológica crónica, no contagiosa y benigna que se presenta en brotes desencadenados por factores variados. Afecta a entre el 2 y el 4% de la población y aparece en hombres y mujeres por igual. De origen autoinmune, en su aparición influyen factores genéticos, siendo desconocida la causa original. Ciertas condiciones mejoran los síntomas (el descanso, el sol, el clima cálido, etc.) y otras los exacerban. Las infecciones respiratorias, ciertos alimentos (como los embutidos), algunos medicamentos (betabloqueantes, litio, etc.), los problemas psicológicos, el tabaco, el alcohol, los traumatismos, el frío y, sobre todo, el estrés la desencadenan.

La erupción inicial puede comenzar en cualquier zona con una evolución crónica por brotes que duran semanas o meses y recidivan de manera imprevisible (en algunos parece que no existen brotes y otros pasan años sin manifestarlos). Puede estar relacionada con las alergias de contacto que desencadenarían la psoriasis tras un proceso traumático o un golpe en la zona.

El tratamiento es complejo y multidisciplinar, siendo tan importante la farmacología como la psicología del paciente. Se deben evitar los desencadenantes para prolongar la aparición de los brotes y minimizar sus efectos. A nivel farmacológico hay varias posibilidades a nivel tópico o sistémico, siendo imprescindible la adhesión total del paciente a las órdenes del especialista. Se emplean: vaselina, aceite de oliva, parafina, brea de hulla, corticoides, calcipotriol, tacalcitol, tazaroteno, metotrexato, ciclosporina A, acitretina, etanercept, infliximab, etc. También se utiliza la luz ultravioleta, que se aplica como:

- Fotoquimioterapia, combina los beneficios de los UVA con los psoralenos (compuestos que favorecen la absorción de los UVA). Se denomina PUVA y no debe usarse en niños y jóvenes.

- Fototerapia, utiliza rayos UVB de mayor poder de penetración y puede combinarse con la brea de hulla.

Se está trabajando en varias terapias biológicas para obtener resultados inmediatos. Son agentes biológicos inhibidores de una parte de la respuesta inflamatoria que reducirían la actividad del sistema inmune sin afectar a nuestras defensas ante ataques víricos o bacterianos. Lo más eficaz y que hace desaparecer casi totalmente los síntomas son el metotrexato, ciclosporina, UVB y PUVA. Cuando los síntomas desaparecen se debe reducir o suspender totalmente el tratamiento hasta la aparición de un nuevo brote. En cualquier caso, siempre debe hacerse bajo supervisión médica.

Destacaría que la psoriasis provoca problemas para el desarrollo de ciertos trabajos en concreto. No solo por lo molesta que puede resultar, sino también por la imagen negativa que de ella se tiene. Piensa, por ejemplo, en una persona que tiene que estar de pie y la presenta en esa zona o en alguien que usa sus manos y la tiene en esa zona tan visible.