publicidad
que el vitiacuteligo no te amargue la vida

Cuerpo y Mente,

Que el vitíligo no te amargue la vida

 [10 de enero de 2017 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Percibir la alteración del color de tu piel y el rechazo que puede causar en los demás se convierte en un problema serio para quienes lo padecen. Son muchos los enfermos que se esconden y se deprimen por no ser capaces de aceptar la situación. Afecta a más del 1% de la población y no suele abarcar la totalidad de la piel, sino que se localiza en zonas determinadas. Acudir al médico para recibir tratamiento y asociarse con más afectados es la mejor opción y que puede ayudar a quienes lo padecen a aceptarse a sí mismos y verlo como lo que es: una alteración de la piel.

Carmen Reija

No es una dolencia grave, ni dolorosa, ni peligrosa, pero afecta directamente a la calidad de vida de los enfermos porque resulta visible y provoca el rechazo de los demás. Es un problema cutáneo tratable que debe ser consultado al médico. Se trata de una decoloración sistemática de la piel (por afectación de la melanina y los melanocitos) que se puede frenar pero no curar completamente.

Suele desarrollarse a partir de los 20 años, primero en zonas expuestas al sol pero también en las que se someten a fricción como el dorso de las manos, los pies, los codos, las rodillas, etc.

No es contagioso. Se cree que tiene un componente inmunológico, pero en ningún caso se contagia al tocar a quien lo padece, por lo que el trato con ellos no requiere ningún tipo de prevención específica. También se considera que existe un factor genético implicado y una asociación con ciertas enfermedades como alteraciones del tiroides, diabetes, etc.

Los últimos estudios realizados por los especialistas asocian la alimentación y el estrés con la aparición de la zona decolorada, pero aún no hay resultados concluyentes. Lo que sí se ha comprobado es que se inicia con una pequeña línea o mancha que va creciendo paulatinamente a medida que pasan los días.

Diagnóstico y tratamiento deben dejarse en manos de los médicos. Suele utilizarse fototerapia (luz ultravioleta sola o combinada con fármacos concretos), láser y medicamentos específicos (normalmente aplicados a la piel en forma de cremas con corticoides e inmunodepresores). Es fundamental cuidar especialmente la piel despigmentada protegiéndola del sol con un producto adecuado (mejor con pantalla total) y el uso de ropa de manga larga, por ejemplo. A nivel dietético, se recomienda incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C que funciona como antioxidante y fotoprotector.

No deben utilizarse los tatuajes para eliminar el problema. Se han aplicado de manera incontrolada y los resultados no son satisfactorios. Son muchos los que consideran que incrementan en problema. Consulta a tu médico antes de dar ese paso para evitar efectos secundarios y complicaciones de la patología.