publicidad
apuacutentate a pagar con el moacutevil

Tecnología,

Apúntate a pagar con el móvil

 [14 de diciembre de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Cada vez es más habitual poder realizar pagos con el Smartphone, un servicio por el que bancos y marcas de telefonía apuestan cada vez más. Sobre todo, son cada vez más las entidades financieras y marcas comerciales que disponen de su propia aplicación para pagar las compras con este método.

Victoria Carmona

Estas herramientas, que aún no gozan de mucha popularidad, son una de las grandes apuestas de la banca para hacerse con el mercado joven. Pero muchas compañías, como los fabricantes de terminales, ya han desarrollado sus propias apps con las que esperan competir y superar a las entidades financieras.

¿Cómo se realiza el pago?

Pagar cualquier compra con un móvil es tan sencillo como hacerlo con una tarjeta contactless. Para efectuar el abono, solo hay que activar la aplicación correspondiente y acercar el móvil al terminal de pago capaz de leer el chip NFC del teléfono. En algunos casos ni siquiera hay que activar la app; con tener el móvil desbloqueado ya vale. Además, como ocurre con el resto de pagos sin contacto, si la adquisición realizada no supera los 20 euros, no es necesario introducir el número PIN, lo que agiliza de forma significativa la operación.

La tecnología NFC (Near Field Communication) es la que hace posible que se pueda utilizar estos aparatos como medio de pago. Pero si el móvil no cuenta con este servicio, algunas entidades bancarias entregan unos pequeños adhesivos que se pueden pegar en la parte posterior del terminal y que incorporan un chip que sí captan los datafonos.

Vinculación a tarjetas o cuentas bancarias

El dinero con el que se efectúa la compra puede provenir, según la aplicación móvil que se utilice, de una cuenta corriente o de una o varias tarjetas de débito o de crédito. Si la app pertenece a una entidad bancaria, es posible elegir entre vincular una cuenta o una o más tarjetas, aunque no se puede escoger ningún producto que no pertenezca al banco. Estas aplicaciones, además, permiten realizar distintas operaciones, como transferir dinero de una tarjeta de crédito a una cuenta y viceversa, activar o desactivar un "plástico" o consultar los pagos hechos sin tener que introducir la contraseña del servicio de banca online, entre otras.

En cambio, si la aplicación empleada es la de una marca de móviles o la de una compañía de telecomunicaciones, se pueden asociar varias tarjetas de cualquier entidad financiera, a no ser que dicha empresa solo trabaje con un grupo de bancos en particular.