publicidad
recetas de la cocina japonesa

Recetas,

Recetas de la cocina japonesa

 [01 de febrero de 2017 | 1 Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La comida japonesa se considera muy sana desde el punto de vista nutricional. Utiliza ingredientes muy saludables (algas, pescado, arroz, etc.) y procedimientos de elaboración sencillos (normalmente en crudo o a la plancha). Puedes acudir a un restaurante, pedir que te la lleven a tu casa o prepararla tú. Anímate a comprobarlo y verás cómo disfrutas de cada momento.

Carmen Reija

La cocina japonesa ha evolucionado desde tiempos ancestrales y desarrollado sus propios platos tras el contacto con diversas culturas. Los ingredientes son sencillos y preparados de manera simple, porque así son también los japoneses. Utilizan arroz blanco, vegetales (puerro, espinacas, bambú, etc.), mariscos, huevos (gallina y codorniz), pescados (deben ser congelados previamente para evitar el Anisakis), carnes y algas. Las salsas no contienen grasas innecesarias (de soja, de especias picantes, agridulce, etc.) y los aliños son muy suaves. Es importante diferenciar el sushi (arroz avinagrado prensado con pescado, vegetales, marisco, etc.) y el sashimi (pescado crudo al corte).

Te proponemos unas recetas sencillas que puedes preparar en tu casa:

-Galletas de calabaza. Corta calabaza en trozos grandes y cuécela al vapor hasta que se ablande. Tritúrala y mezcla con la yema de un huevo, dos cucharadas de mantequilla y tres cucharadas de azúcar. Añade harina y levadura al preparado. Mezcla la masa y déjala reposar en la nevera durante media hora. Estira la masa sobre la mesa y recorta las galletas con la forma que desees. Colócala sobre una bandeja con papel de horno. Cocínalas durante 15-20 minutos a 180 grados. Puedes adornarlas con chocolate una vez que se hayan enfriado.

-Sashimi. Compra un pescado o un marisco de muy buena calidad (salmón, atún rojo, vieira, anguila, etc.) y que haya sido congelado en condiciones adecuadas para eliminar los posibles parásitos que pueda contener. Córtalo en filetes del grosor que desees con un buen cuchillo y contra la veta para evitar que se rompa. Adórnalo con hojas de sisho y consúmelo inmediatamente. Puedes comerlo solo o con salsa de soja, rábano, wasabi (picante), jengibre, etc. También puede acompañarse con arroz cocido o sopa de miso.

-Sushi. Necesitas una esterilla de bambú forrada de plástico para que no se pegue el arroz, un cuchillo especial para sushi (o un jamonero), arroz especial para sushi, alga nori, wasabi, vegetales (aguacate, pepino, etc.) y contenido (atún rojo, huevas, salmón, etc.). Lava y escurre el arroz antes de cocerlo y dejarlo reposar. Mézclalo con 200 ml de vinagre de arroz, una cucharadita de sal y otra de azúcar y un poco de sake. Deja que enfríe. Coloca el alga (nori) sobre la parte plástica de la esterilla, extiende el arroz con las manos húmedas, unta wasabi (o los vegetales que desees), pon una tira de atún, pescado, huevas, salmón, gambas o lo que sea. Enrolla el preparado con la esterilla y aprieta ajustando el bambú. Corta el rollo con el filo del cuchillo mojado para que no se pegue y sírvelo como quieras.

Decide tú. Si te cuesta decidirte, lo mejor es que acudas a un restaurante especializado y pruebes allí, ya que la accesibilidad es total y podrás consultar todas tus dudas. Si te sientes valiente, pide que te lo lleven a tu casa o prepáralo tú.