publicidad
panico a volar

Salud,

Pánico a volar

 [28 de marzo de 2017 | No hay Comentarios ]Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Son muchos los que plantean excusas inverosímiles para evitar decir la verdad: que tienen miedo a volar y prefieren quedarse en casa antes que subirse a un avión. Se denomina aerofobia y describe algo tan común como es el miedo a viajar en avión porque se pueda estrellar. El temor obedece a varias causas y se produce antes o durante el vuelo, resultando incontrolable para el que lo padece. Afecta a un 20% de la población e incapacita absolutamente al 3%; son personas perfeccionistas, controladoras, inteligentes y emotivas, de edad media y, mayoritariamente, sexo femenino.

Carmen Reija

El inicio de la fobia se relaciona con una experiencia negativa previa como realizar un vuelo con turbulencias, retrasos que prolongan el tiempo en el aire o aterrizajes y/o despegues con viento y condiciones meteorológicas adversas. También se relaciona con el desconocimiento de los mecanismos que mantienen el avión volando o la desconfianza en las aptitudes del piloto. Otro motivo es la dramatización de situaciones relacionadas con accidentes aéreos en los que se ven imágenes fuertes.

Los psicólogos inciden en que puede relacionarse con otras fobias ocultas como el miedo a la muerte, a las alturas, a la pérdida de control, la claustrofobia, etc.

Algunos consejos pueden mejorarla:

-Volar acompañado por alguien de confianza

-Sentarse en la zona delantera donde se reducen los movimientos y ruidos del vuelo

-Vestir ropa cómoda de algodón, zapatos planos con suela de goma o zapatillas, evitando los tacones

-No viajar con lentillas y, de hacerlo, humectar los ojos con lágrima artificial para evitar que la sequedad los irrite

-Escuchar música relajante y distraerse leyendo

-No beber alcohol antes o durante el vuelo

-Comer hidratos de carbono (bocadillos, patatas, pasta, etc.) antes de volar

-Beber un vaso de agua cada hora de vuelo

-Consumir relajantes caramelos y chicles durante el vuelo

-No mirar por la ventanilla para evitar el temor a estar en el aire

-Ir al baño antes para no tener que hacerlo mientras sea imprescindible tener puesto el cinturón

-No consumir ansiolíticos para "soportarlo"

El tratamiento pasa por enfrentarse a ello y:

- Volar habitualmente para vencer ese miedo

- Acudir a cursos organizados por las compañías aéreas: viajes en simuladores (evitan el pánico en una cabina real), charlas de psicólogos y pilotos especializados y explicaciones de cómo vuelan los aviones.

- Leer manuales de autoayuda para controlar la ansiedad o sobre mecánica de vuelo.

- Recibir terapia psicológica específica para reconocer los factores desencadenantes y superarlo.

- Utilizar técnicas de relajación como la respiración o el yoga

Tengamos confianza, pues el avión es el medio de transporte más seguro. De hecho, el número de accidentes y de víctimas mortales es muchísimo menor que en la carretera, por ejemplo. Además, los profesionales aéreos están cualificados para resolver cualquier situación que se plantee a bordo, pudiendo ayudarnos en caso de sufrir un ataque de pánico. Acude a tu médico y plantéale lo que te ocurre para que pueda ayudarte a resolver una situación que reduce tu calidad de vida… y la de quienes te rodean.