publicidad
desmaqullate

Belleza y Cosmética,

Desmaquíllate

 [11 de abril de 2017 | No hay Comentarios ]Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Fundamental para mantener nuestra piel sana y equilibrada, la limpieza de cutis deberíamos realizarla tanto al levantarnos como al acostarnos. Todos y siempre. No importa que te hayas maquillado —en ese caso es absolutamente imprescindible—, que salgas con la cara lavada, que te pongas una crema hidratante, que te vayas a maquillar, que seas joven o mayor… Resulta imprescindible olvidarse de la pereza y desmaquillarse en todas las ocasiones, ya que tu piel te lo agradecerá.

Carmen Reija

Deberíamos convertirlo en un acto mecánico, porque si nos olvidamos demasiadas veces nuestra piel se estropeará. Aunque se pensaba que ciertos tipos de piel podían resistirlo mejor, se ha demostrado que no es así: las pieles secas se vuelven tirantes y se irritan, en las pieles mixtas se aumenta el tamaño de los poros y en las pieles grasas aparecen brillos que ni el mejor maquillaje podrá disimular.

La limpieza de la piel permite que respire y mejore su renovación celular. Al retirar el maquillaje, también eliminamos restos de células muertas y compuestos contaminantes que pueden afectarle. Al dejar la piel al aire, facilitamos que se oxigene y evitamos que pierda luminosidad y es especialmente por la noche cuando este proceso de renovación es más eficaz. Lo mismo ocurre con las pestañas (a las que el rímel hace quebradizas) o los labios (que se deshidratan y agrietan con mayor facilidad si no eliminas el pintalabios).

El proceso de limpieza consta de tres pasos:

-Tomar una pequeña cantidad de crema con las yemas de los dedos y repartirla por cara y cuello con movimientos circulares desde la parte media hasta los laterales; después mentón y cuello y masajear hasta que se absorba totalmente.

-Aclarar con agua tibia para eliminar toda la suciedad y restos de producto respetando el manto hidrolipídico de la piel.

-Secar cuidadosamente con una toallita sin frotar. Con la piel ya limpia puedes aplicar un tónico y una crema protectora e hidratante.

Consulta tus dudas a los especialistas y elige lo que mejor se adapte a ti. Existen en el mercado compuestos muy eficaces y cómodos que facilitarán que te animes a desmaquillarte todos los días. Te proponemos:

-Aguas micelares adaptadas a cada tipo de piel. Perfectas para eliminar el maquillaje y los restos de máscara de pestañas y pintalabios. Además, limpian en profundidad e hidratan sin provocar una sensación grasa.

-Toallitas limpiadoras. No es lo que más recomiendan los expertos, pero es una solución a la que acudir si de verdad no tienes tiempo para hacerte una limpieza completa. Se aplican sobre cara, ojos y cuello y las hay específicas para cada tipo de piel en diferentes envases.

-Desmaquillantes bajo la ducha. Una opción interesante que reduce el tiempo que necesitas para tu higiene. Se aplican en la cara y cuello, se masajea un poco y se aclara con agua abundante.

Se recomienda consultar al especialista (dermatólogo, farmacéutico, esteticista, etc.) cualquier duda que se te plantee. No olvides hidratarte en profundidad una vez hayas acabado de desmaquillarte, pues resulta imprescindible para mantener tu piel en perfecto estado.