publicidad
gafas o lentillas

Salud,

Gafas o lentillas

 [12 de junio de 2017 | No hay Comentarios ] Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La alternativa gafas o lentillas se plantea frecuentemente cuando a un paciente se le detecta un problema visual como la miopía o el astigmatismo.

 

 

Cuando nos tenemos que decidir por gafas o lentillas, lo mejor es acudir a un centro especializado donde los profesionales gestionarán su situación personal y le recomendarán las mejores pautas es la opción más adecuada. Cada vez son más los que se inclinan por lentillas de silicona y están encantados con ellas. Se calcula que un 3% de la población las usa porque le resultan más cómodas que las gafas, además que ahora ha entrado la moda de las lentillas de colores, como las lentillas color miel, que para muchos es un valor añadido para cambiar de aspecto según la situación.  

 

Acude a un centro especializado si quieres elegir una gafa apropiada. Los expertos recomiendan:

-La montura debe adaptarse a tu cara, a tus necesidades visuales y al tipo de "cristal" que se va a colocar. Tampoco podemos olvidarnos de nuestro gusto y los dictados de la moda.

-Para evitar los deslumbramientos durante la conducción, escoge gafas con un filtro solar adecuado, preferentemente de color gris y con cristal polarizado por su eficacia antirreflejante.

-Si vas a realizar algún deporte, opta por la lente adecuada a las circunstancias (nieve, agua, etc.)

-Utiliza gafas de sol  para proteger tus ojos de los efectos negativos provocados por los rayos solares.

 

Si te inclinas por las lentillas de silicona, es imprescindible realizar una adaptación previa porque se colocan directamente sobre la córnea. Su mal uso provoca problemas oculares que pueden llegar a ser graves. Acude a un buen profesional que te ayudará a seleccionar la más adecuada a tu situación. Una vez que sabes qué lentillas te van bien, siempre puedes usar otros canales más cómodos y económicos para volver a comprarlas.

Los mayores riesgos se centran en el uso de lentes defectuosas y/o caducadas, la falta de higiene y limpieza de lentillas, ojos y párpados, la utilización de líquidos de limpieza en mal estado y la falta de seguimiento de las indicaciones del especialista. Para evitar estos problemas se recomienda:

 

  • Sacarse las lentillas como mínimo una hora antes de acostarse.

  • No ponerlas hasta salir de casa.

  • Evitar usarlas para ducharse o bañarse en el mar o piscinas por el riesgo de perderlas. Jamás en la sauna.

  • Llevar siempre el estuche y líquidos de limpieza para cualquier apuro.

  • Meter en la maleta todo lo necesario para su uso correcto durante los viajes.

  • Lavarse las manos con jabón líquido sin aceites, lociones o fragancias y aclarar bien antes de manipularlas. Secarse con toallas que no dejen pelusas.

  • No usar agua del grifo para su limpieza. Tampoco saliva.

  • Aplicar los líquidos recomendados sin cambiar de mecanismo de limpieza ni reutilizarlos.

  • Lavar adecuadamente el estuche.

  • No reutilizar las desechables.

  • Maquillarse y desmaquillarse sin las lentillas puestas.

  • Consultar cualquier reacción anómala en caso de embarazo o consumo de medicamentos (antihistamínicos, anticonceptivos orales, diuréticos, etc.).

  • Los fumadores deben extremar la limpieza.

  • Retirarlas del ojo al notar la menor molestia al colocarlas por la mañana.

  • Si hemos pasado mucho tiempo con ellas puestas y hay dolor nocturno al sacarlas, poner lágrima artificial y sacarla cuando el ojo esté bien humectado.

  • Nunca colocar la lente rota aunque sea una rotura pequeña.