publicidad
consejos para un verano saludable

Salud,

Consejos para un verano saludable

 [04 de julio de 2019 | No hay Comentarios ]Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Ha llegado el momento de disfrutar y aprovechar todo lo positivo que el verano nos aporta, pero sin olvidar mantener unos hábitos saludables, seguir con nuestros tratamientos y protegernos de los efectos nocivos de las radiaciones solares, todos y a cualquier edad. Las recomendaciones encaminadas a tu bienestar y a que obtengas todos los beneficios del momento incluyen todos los aspectos citados y resultan imprescindibles si deseas disfrutar de manera saludable. Consulta a tu médico.

Carmen Reija

Son muchos los consejos que aportan los expertos. Destacaría:

-Evita las picaduras de insectos utilizando protectores específicos (pulseras, vaporizadores, etc.) y trátalas adecuadamente si has sido atacado por ellos (desinfectantes, antiinflamatorios, etc.)

-Mantén tu hidratación. Bebe mucha agua porque resulta fundamental para evitar la deshidratación y mantener sano tu organismo. Cuidado especial con niños y ancianos porque son muy susceptibles a padecerla. Ofréceles helados (mejor los elaborados a partir de fruta natural) porque seguro que no se negarán a comerlos.

-Favorece tu bronceado comiendo alimentos antioxidantes como zanahorias, uvas, tomate, sandía, pimiento, etc. Lo mejor es consumirlos frescos, pero cualquier opción es válida si te ayuda a integrarlos en tu dieta.

-Conoce tu fototipo para poder aplicar el fotoprotector más conveniente para ti. Existen numerosas opciones en el mercado con diferentes texturas y niveles de protección. Seguro que encuentras la que mejor se adapta a tus necesidades.

-Consulta a tu médico o farmacéutico la compatibilidad del sol con la toma de ciertos medicamentos fotosensibles (como los antibióticos o algunos antidepresivos) o la necesidad de cubrir las cicatrices y lunares para evitar que se alteren y degeneren.

-Vigila tu piel. Debes estar atento a tus lunares, sus posibles cambios (la regla Asimetría-Bordes-Color-Diámetro-Evolución es fundamental), consultar al dermatólogo y hacer una revisión anual preventiva.

-Evita exponerte al sol de 12 a 16 horas y tampoco estés demasiado tiempo. Utiliza siempre protección solar aunque esté nublado, los rayos solares atraviesan esa capa y llegan a tu piel. Lo recomendable es aplicar el fotoprotector por toda la superficie corporal antes de salir de casa (usando un producto especial para la cara y las zonas sensibles). Sería preciso repetir cada dos horas y tras el baño (aunque sea resistente al agua).

-Aplica cremas hidratantes para después del sol (las denominadas "after sun"), nutritivas para compensar las pérdidas de vitaminas y minerales y otras específicas para evitar la aparición de radicales libres.

-Utiliza gafas de sol homologadas que absorban el 100% de las radiaciones solares para evitar problemas como cataratas, glaucoma, etc. No olvides los ojos de los niños, que también deben ser protegidos. Acude a tu óptica y pide consejo.

-Elige la ropa adecuada. Mejor de color claro y materiales naturales como lino y algodón. Si está mojada o es oscura, protege menos. También puedes usar la ropa preparada con filtro solar, especialmente recomendable en los niños las camisetas para la playa con estas características. Y no olvides la gorra, visera, pamela, sombrero o lo que quieras para cubrir tu cabeza.

-Continúa el tratamiento pautado por el médico. No puedes eliminarlo sin su consentimiento. Consulta todas tus dudas y no te automediques bajo ningún concepto.

Disfruta un verano sin complicaciones y sin renunciar a los cuidados necesarios. Es posible, aunque te parezca difícil conciliarlo. Consulta a tu médico.