Viena: descubre los mil encantos de la Ciudad de la Música

Responsive image

by María Robert 
La capital austriaca, atravesada por el Danubio, es toda ella un armónico festival de música y arte
 

Cuando este 1 de enero resuene la Marcha Radetzky en el Musikverein de Viena no se escucharán las palmas del público. Este año no habrá ni un alma en su Sala Dorada acompañando a la Filarmónica, aunque más de 55 millones de personas en todo el mundo se sumarán desde sus casas al Concierto de Año Nuevo, en esta ocasión bajo la batuta del director italiano Riccardo Muti.

Celebrado por primera vez en 1939, el gran acontecimiento musical vienés es solo uno de los incontables atractivos de la capital austriaca, escogida durante diez años consecutivos como la mejor ciudad del mundo para vivir. Su encanto elegante y relajado, así como sus calles plagadas de arte en cada rincón, enamoran a todo el que la pisa.

La ciudad imperial, célebre por Sigmund Freud, Gustav Klimt, sus bailes de invierno y kaffeehauskultur (cultura del café) es accesible y acogedora. Además, alrededor de ella el visitante tiene acceso a cientos de lagos, rutas para hacer senderismo y montañas alpinas para esquiar. Y por supuesto, sin salir de la ciudad, a una oferta cultural envidiable.

viena-descubre-los-mil-encantos-de-la-ciudad-de-la-musica

Arquitectura Imperial

La grandeza imperial de Viena es el legado de la poderosa monarquía de los Habsburgo. Su hogar durante más de seis siglos, el complejo del palacio de Höfburg, incorpora la Burgkapelle (Capilla Imperial), donde el Coro de Niños de Viena canta la misa dominical, y la famosa Escuela Española de Equitación. Impresiona también la majestuosidad de los Kaiserappartements (apartamentos Imperiales), una inmensa explosión de lujo en la que subyace el legado de la mítica emperatriz Sissi.

Otras residencias imperiales que no deben faltar en una visita a la ciudad es el Schloss Belvedere, un conjunto palaciego cuya pinacoteca guarda obras como El Beso, de Gustav Klimt. Ojo también a sus inmensos jardines. Para completar la ruta barroca, la residencia de verano de los Habsburgo, el Schloss Schönbrunn, conocido como el Versalles vienés.

Mientras que el lustre del siglo XIX queda reflejado en el neogótico Rathaus (Ayuntamiento) y sus alrededores.

viena-descubre-los-mil-encantos-de-la-ciudad-de-la-musica

Museos de obras maestras

Uno de los palacios más deslumbrantes de los Habsburgo, el Kunsthistorisches Museum, alberga la colección de arte imperial, repleta de obras invaluables de viejos maestros y tesoros, incluyendo una de las colecciones de monedas más ricas del mundo.

Detrás del Höfburg, los antiguos establos imperiales se han transformado en el innovador MuseumsQuartier, con un conjunto diverso de museos, que exhibe desde arte austriaco de los siglos XIX y XX en el Museo Leopold, hasta obras de vanguardia a menudo impactantes en el MUMOK contemporáneo.

viena-descubre-los-mil-encantos-de-la-ciudad-de-la-musica

Ciudad armónica

Con una herencia musical de compositores como Wolfgang Amadeus Mozart, Joseph Haydn, Ludwig van Beethoven, Franz Schubert, Johann Strauss (padre e hijo), Johannes Brahms y Gustav Mahler, entre muchos otros, Viena es conocida como la Ciudad de la Música.

De modo que no puedes dejar de visitar los lugares increíbles que ofrecen conciertos en directo, entre ellos el renombrado Musikverein, que te sorprenderá al comprobar cómo cambia de la televisión a la realidad; en la Ópera Estatal de Viena (la Staatsoper) y la sala Konzerthaus. Y aprovecha para saborear un rico café acompañado de una porción de tarta Sacher en algunas de sus preciosísimas cafeterías. Hasta esa experiencia te parecerá una sinfonía.

La música cobra vida en Viena. "Vienna wait for you", canta Billy Joel. Viena te espera.