Piña: recetas originales con esta fruta

Responsive image

by Ángela Zorrilla
La piña es una fruta dulce y jugosa que ofrece mil posibilidades en la cocina. Desde postres, bebidas o salsas, convierte la piña en la fruta por excelencia de tus recetas.
 

La piña ayuda a regular el azúcar en sangre y se considera un diurético natural que combate la retención de líquidos. Además, esta fruta reduce problemas de gases y ayuda a una mejor digestión. Al ser rica en vitamina C, la piña fortalece el sistema inmune y combate enfermedades respiratorias.

La piña, estrella de estas recetas

Si eres amante de sus beneficios y sabor, te dejamos tres recetas para que aproveches al máximo esta deliciosa fruta.

Piña a la parrilla con canela y arroz con leche

Ingredientes: 1 piña, 1 taza de arroz para sushi, 1 taza y media de agua, 1 taza de leche, 1 taza de leche condensada, media taza de leche evaporada, 1 cucharada de canela y media taza de coco tostado

Cuece el arroz durante 13 minutos a fuego bajo a partir del hervor. Luego, mezcla las distintas leches con el arroz ya hervido y reserva. Asa la piña en la parrilla, saca el relleno y córtalo en cubos. Para presentar el plato, sirve el arroz dentro de la piña, agrega los trozos de la fruta reservados y espolvorea la canela y el coco por encima.

Ensalada tibia de pollo y piña

Ingredientes: 1 pechuga de pollo, 6 rodajas de piña, 2 zanahorias, lechuga, aceite de oliva, vinagre y sal

Empieza lavando y troceando la lechuga. Ponla en un bol y añade las zanahorias limpiar y cortadas y la piña, también en trozos. Salpimienta la pechuga de pollo y cortara en tiras. Saltea el pollo hasta que se dore. Añádelo a la ensalada y aliña al gusto.

Copa de piña con gelatina de limón

Ingredientes: 200 gramos de piña, 300 gramos de queso crema, un sobre de gelatina de limón y cuatro cucharadas de leche condensada

Corta la piña en dados y reserva la mitad. Pon la mitad de la piña en la batidora y añade el queso crema y la leche condensada. Bate hasta conseguir una crema homogénea. Llena las copas en las que luego servirás sin llegar hasta arriba y deja enfriar en la nevera. Prepara la gelatina y añade los dados de piña que habías reservado al inicio. Rellena las copas con esta nueva mezcla y se nuevo a la nevera hasta que se enfríe y se solidifique la gelatina. Ya estará lista para servir.