La voz, un instrumento que te acompaña siempre y que no debes descuidar

Responsive image

by Merce Rey  
Algunas personas dependen de este medio de comunicación para ejercer su trabajo. Es el caso de docentes, monitores, locutores, abogados, teleoperadores, comerciales, dependientes, actores o cantantes, etc., por lo que tienen que prestar especial atención a cualquier aviso o anomalía que pudiera ocurrir. Si quieres anticiparte al problema, comienza por aplicar esta serie de pautas que te ayudarán a cuidar tu voz.
 

Cuando estamos expuestos a ambientes ruidosos tenemos la tendencia a subir nuestro tono de voz, perjudicando nuestras cuerdas vocales. Lo mismo ocurre cuando estamos en lugares donde está la calefacción o el aire acondicionado constantemente encendidos y con valores que no son los adecuados. Esto se traduce en sequedad bucal y si una no se hidrata lo suficiente, puede desembocar en una garganta irritada. Estar hablando continuamente sin parar no es conveniente para tu salud vocal. Lo ideal sería es que hicieses periodos de descanso, guardando silencio durante 15 o 20 minutos. Si para rendir al día siguiente es necesario dormir bien, ya no digamos para el cuidado de la voz. En ocasiones, tendemos a carraspear para aclarar la voz, pero esto puede dañar las cuerdas vocales. Es preferible beber agua o hacer gárgaras con ella. Otros hábitos que se deben evitar son el de fumar porque irrita la garganta y propiciar la aparición de lesiones o de cáncer de laringe. No hidratarse correctamente con agua, abusar de bebidas alcohólicas o café tampoco acentúa la voz reseca. Es necesario que los líquidos que ingestas no estén ni muy fríos ni muy calientes. Controla tu respiración al hablar, evitando el ahogamiento y sobreesfuerzo para intentar recuperar la voz. Además de los consejos anteriores, es recomendable mantener una correcta higiene dental y bucal, así como realizar controles periódicos con el otorrinolaringólogo para adelantarse al problema y llevar una correcta alimentación.

De la teoría a la práctica

Para poder conseguir una buena voz, además de las claves expuestas, y lograr comunicar de una manera efectiva se debe calentar nuestro instrumento vocal. Al igual que cuando te vas a someter a una rutina de ejercicios, preparas tu cuerpo para evitar lesiones, con la voz ocurre lo mismo, sobre todo si vas a tener que dar un discurso u cantar durante un tiempo prolongado. La logofoniatra Marta Pinillos Manrique de Lara aconseja elegir una canción para después tararearla y así poder ejercitar las fuerzas vocales.

Pero no es la única recomendación que ofrece, ya que la especialista incide también incide en la necesidad de respirar correctamente, haciéndolo desde el diafragma. Otorga importancia a la resonancia para conseguir amplificar el sonido, así como la articulación, la coordinación al tiempo que se emite la voz para poder combinar la recogida de aire con el habla, y por último la melodía e inflexión de la voz, ya que tal y como señala Pinillos Manrique se deben emplear cinco tonos para que las cuerdas vocales no estén en tensión.