10 alimentos enemigos de los riñones

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Los riñones resultan fundamentales para mantener la salud de nuestro organismo. Es importante cuidarlos de manera adecuada para que no se produzca ningún fallo en su funcionamiento. Y la dieta es fundamental para conseguir esa necesaria prevención.
 

Los riñones realizan diversas funciones interesantes: limpian la sangre eliminando el exceso de líquido, minerales y compuestos tóxicos y producen hormonas imprescindibles para la correcta fisiología del organismo a varios niveles.

Las alteraciones que se pueden producir a nivel renal son variadas, pero la más importante se relaciona con la insuficiencia renal. Cuando los riñones están lesionados, no funcionan correctamente: pueden acumularse desechos peligrosos en el organismo, elevarse la presión arterial, producirse una retención de líquidos y no generar suficientes glóbulos rojos.

Si tu intención es preservar la salud de tus riñones y prevenir la aparición de una insuficiencia renal, deberías evitar algunos alimentos entre los que destacarían:

1-Productos integrales. Precaución porque contienen fósforo y potasio.

2-Frutos secos.

3-Plátanos e higos.

4-Conservas de carne o pescado.

5-Grasas animales: tocino, embutidos y vísceras.

6-Azúcares refinados. Deben reducirse porque repercuten en el nivel de azúcar y grasas en la sangre. No debes consumir bollería industrial con chocolate y frutos secos.

7-Verduras y hortalizas como las espinacas, los puerros, la remolacha, el apio o los champiñones. están desaconsejados en caso de insuficiencia renal. Tampoco debes abusar del tomate, pimientos, zanahorias o guisantes.

8-Legumbres. Ricas en proteínas, por lo que deben ser controladas. Las habas están desaconsejadas.

9-Sal. Evitarla y sustituirla por especias, limón, etc.

10-Leche en polvo, chocolate y cacao, por su elevado contenido en potasio.

Para minimizar el riesgo de padecer problemas renales, suele resultar aconsejable reducir la ingesta de sodio. En este sentido, sería recomendable:

-Eliminar la sal adicionada a la comida.

-No consumir conservas ni platos precocinados.

-Elegir siempre verduras frescas.

-Excluir las aceitunas, el café soluble, el kétchup y el cacao.

Si el objetivo que te han planteado es reducir el consumo de potasio, resultaría aconsejable seguir unas recomendaciones específicas:

-Los alimentos cocidos deben elaborarse en abundante agua que se cambiará a media cocción.

-No tomar el almíbar de las frutas y compotas porque lleva disuelto el potasio.

-Los alimentos vegetales deben ponerse en remojo troceados y cambiar el agua varias veces porque el potasio se disuelve en ella.

Además, para mantener bajos los niveles de potasio, a nivel alimentario, resulta adecuado evitar frutos secos, chocolates, bebidas carbonatadas, los cítricos, el plátano y las ciruelas. También se recomienda no abusar del consumo de productos integrales, pues su contenido en potasio es muy elevado.

Si los riñones fallan, necesitará tratamiento para reemplazar las funciones que hacen normalmente. Las opciones de tratamiento son diálisis o un trasplante renal. Cada uno presenta beneficios y desventajas. Independientemente del tratamiento que se le haya indicado, deberá hacer algunos cambios en su estilo de vida, incluyendo el tipo de alimentación y planificar sus actividades.

Con la ayuda de los profesionales de la salud, la familia y los amigos, la mayoría de las personas con insuficiencia renal puede llevar una vida plena y activa.