¿Por qué se celebra el Día de las legumbres?

Responsive image

by Mirian Díaz
La ONU declaró el Día Mundial de las Legumbres cada 10 de febrero para concienciar a todo el mundo sobre sus beneficios, pero ¿cuáles son?
 

Las legumbres son semillas comestibles que se cultivan y cosechan. Dentro de la amplia variedad de legumbres que existen, las más conocidas son las lentejas, los guisantes y los frijoles.

Hoy, 10 de febrero, es el Día Mundial de las Legumbres y hemos querido hacer un pequeño homenaje a este alimento tan beneficioso para la salud. Los expertos recomiendan comerlas de forma regular y, a pesar de lo que la gente piense, no engordan. Lo que engordará será el pan, la forma de cocinado o los complementos que añadas.

¿Por qué se celebra el día de las legumbres?

Las legumbres conceden muchos beneficios nutricionales y su cultivo contribuye a la sostenibilidad de nuestro querido planeta. Podemos encontrarlas en las cocinas de todo el mundo, desde los desayunos ingleses tradicionales con frijoles blancos, hasta el hummus de garbanzos en países árabes, pasando por nuestras clásicas lentejas, en las que podemos emplear verduras en vez de chorizo y morcilla.

Dado su gran valor, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 2016 como el Año Internacional de las Legumbres. Dicha celebración creó conciencia de sus beneficios a nivel nutricional y en cuanto a producción sostenible se refiere. Dado el éxito de dicha celebración, en el año 2019, la Asamblea General de la ONU proclamó el Día Mundial de las legumbres cada 10 de febrero.

La importancia del cultivo de legumbres

Las legumbres poseen un alto valor nutritivo. No solo son fuente de proteínas y ricas en fibra, sino que son bajas en grasa, lo que ayuda a reducir el colesterol y a controlar el azúcar en sangre.

Este alimento ayuda a combatir la obesidad, pero su consumo también está indicado para luchar contra las enfermedades cardíacas y la diabetes. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios, se recomienda comer legumbres al menos 3 veces por semana. A continuación vamos a resumir brevemente sus beneficios nutricionales más destacados:

  • Fuente de nutrientes
  • Ricas en proteínas
  • Alto contenido en hierro y zinc
  • Ricas en fibra
  • Bajo contenido en grasa
  • Bajo índice glucémico

Los agricultores que cultivan legumbres se benefician doblemente al venderlas y hacer un consumo propio. Esta situación promueve la buena alimentación en sus hogares, al mismo tiempo que concede estabilidad económica.

Las legumbres también generan beneficios ambientales. De hecho, su producción es muy sostenible y la huella que puedan dejar en el medioambiente es muy inferior a la de otros alimentos.

Su composición contribuye a fijar el nitrógeno, mejorando la fertilidad del suelo, lo que se traduce en una mayor productividad en las tierras de cultivo. Además, reducen la necesidad de usar fertilizantes sintéticos, en cuya fabricación se liberan gases de efecto invernadero, y cuyo uso excesivo podría dañar el medioambiente.

Ahora bien, además de proteger el área donde son cultivadas, hay que decir que el consumo de agua que necesitan es mucho menor en comparación con el de otros alimentos ricos en proteínas. Y dado que las legumbres duran bastante tiempo, sin perder por ello su valor nutricional, siempre estarán disponible entre una cosecha y otra.