Las tendencias "sexual wellness" que vienen tras el Satisfyer

Responsive image

by María Robert 
El succionador de clítoris fue el producto más regalado durante 2019 y un objeto imprescindible del confinamiento, pero tiene competencia
 

La industria del bienestar va ganando terreno paulatinamente, ya sea para alcanzarla de manera física o emocionalmente. A rebufo entre ambas parcelas se encuentra el `sexual wellness´, cuya definición es una tarea complicada: cada sociedad, cultura e individuo tiene una percepción diferente de lo que significa estar sexualmente "sano".

Sin mencionar que existen inconmensurables mitos, conceptos erróneos y tabúes asociados con el sexo que han contribuido a una comprensión inexacta o malsana de la sexualidad.

¿Cómo se define el bienestar sexual?

De la misma manera que mantener un buen estado de salud o evitar un embarazo no planificado no te hace automáticamente sexualmente saludable, tener una enfermedad de transmisión sexual tampoco significa que no puedas ser sexualmente saludable. Según la Organización Mundial de la Salud, el bienestar sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad. No es simplemente la ausencia de enfermedad, disfunción o dolencia.

El `sexual wellness´ es un factor clave en nuestra salud física y emocional. Nuestra sexualidad es una parte sana y natural de quienes somos. Es una expresión íntima de nuestras emociones y creencias personales y nos ayuda a conectarnos con las personas que nos rodean. Al comprender y aumentar nuestro bienestar sexual, armonizamos nuestra salud física con nuestras emociones y mejoramos nuestra salud en general.

¿Qué significa ser sexualmente saludable?

Empezando por entender que el sexo está relacionado con nuestro bienestar general, cómo nos sentimos en nuestra piel y qué nivel de conexión tenemos con nuestra(s) pareja(s).

En este sentido, la masturbación juega un papel fundamental. Permite explorar el propio cuerpo y, cuando se practica junto a un compañero, aumentar la intimidad. Y los juguetes sexuales pueden ser un grandísimo aliado para brindar el máximo placer, como ha demostrado el éxito del Satisfyer, que fue el producto más regalado durante el año 2019 y ya tiene su versión masculina.

El mercado de los juguetes sexuales

Ahora bien, hay vida más allá del popular succionador de clítoris. Y la pandemia tiene mucho que ver en ello. En el confinamiento estos productos aumentaron exponencialmente sus ventas. Según un estudio de la marca Tenga, cuatro de cada cinco personas procuraron placer, y el 70% de ellas han seguido usando juguetes sexuales después del encierro.

En el Black Friday, además del Satisfyer, el Sona 2 Cruise de Lelo se posicionó como otro de los productos estrella por haber sabido reinventar el placer femenino, consiguiendo la estimulación no solo del glande externo del clítoris, sino del 75% de sus raíces internas, gracias a sus toques rítmicos a través de ondas longitudinales.

Promover la idea de que el orgasmo es bueno para la salud y romper tabúes es el objetivo con el que nació Womanizer, empresa especializada en brindar la mejor experiencia de auto amor. Ofrecen en sus productos la revolucionaria Pleasure Air Technology, que cuenta con el equilibrio perfecto entre cambios de aire vibratorios y masajes sin tocar el clítoris que promete "un nuevo tipo de orgasmo extraordinario".

Productos para parejas

Para disfrutar en compañía, We Vibe ha lanzado una edición de lujo de su vibrador para parejas. El pack Golden Moments Collection incluye este producto junto al estimulado de clítoris de Womanizer Premium.

Otro de los juguetes eróticos más demandados es el anillo vibrador Pivot, de We Vibe, un producto que destaca tanto por sus propiedades como por ofrecer nuevos terrenos sexuales por explorar.

Lo mismo ocurre con Nova, de la misma marca, un vibrador especializado en estimular el punto G y la vibración del clítoris durante la penetración. Lo mejor es que se controla a través de una app, así que la distancia física entre una pareja ya no es excusa. Aunque ningún juguete sexual puede sustituir el calor y la excitación de un amante de carne y hueso, lo cierto es que suponen una experiencia nueva para el autoerotismo o para avivar la llama entre una pareja.