Todo lo que debes saber acerca del papiloma plantar

Responsive image

by Merce Rey   
Esta infección cutánea suele darse en personas con las defensas bajas, tanto niños, como jóvenes o adultos. Estar en contacto con espacios húmedos o padecer lesiones en la piel es un caldo de cultivo para su manifestación.
 

El papiloma plantar o también conocido como verruga plantar cuenta con una forma parecida a una coliflor, su tamaño no es muy grande y se acompaña de puntos negros en su interior. Se presenta con un color blanquecino alrededor. Basta con pisar para darse cuenta de que tienes una. Sentirás una leve molestia al apoyar tu pie sobre el suelo y ejercer presión sobre él. Esta infección en la piel tiene su origen en el virus del papiloma humano, cuya puerta de entrada son las grietas o heridas que pueda haber en la superficie plantar, aunque también la pueden padecer aquellas personas inmunodeprimidas o que tengan las defensas bajas, estar ante episodios de estrés y en contacto frecuente con zonas de gran trasiego de público (piscinas, gimnasios, playas, balnearios y vestuarios), sobre todo si estas están húmedas, tampoco ayuda. Los niños son más propensos a padecerlas, pero también se muestran en adolescentes y adultos.

Precaución

Debes de evitar andar descalza, compartir toalla o alfombrilla, calcetines o calzado con una persona que padezca papiloma, puesto que te lo podría transmitir. Para impedir su aparición es recomendable que te laves bien los pies, mirando que no quede ningún resto de humedad, que cambies los calcetines en caso de tener las extremidades inferiores sudorosas, empleando polvos de talco si fuese necesario. Limpiar bien e higienizar la ducha o bañera de tu hogar con lejía. Emplear calzado cómodo, procurando curar las heridas o cortes que pudiese haber en tu planta del pie.

Aunque el verano es una época propicia para que este tipo de papilomas aparezcan, puesto que caminas descalza por la playa o acudes a piscinas a darte baño, manteniendo el contacto con zonas húmedas u espacios que ya hayan sido pisados por otras personas contagiadas, también puede manifestarse en otras estaciones, ya que no dejas de practicar deporte en gimnasios o de compartir vestuarios y duchas en centros deportivos.

¿Cómo actuar ante una verruga plantar?

En el caso de tenerla, es importante que cuides al máximo tu higiene. Secar bien los pies y aplicar una crema hidratante. Emplear una toalla diferente para el resto del cuerpo. En ocasiones es posible que la verruga desaparezca sola, pero en otras tendrás prestar atención y, en caso de necesitarlo, acudir al podólogo. Los tratamientos son muy variados: desde la crioterapia o la aplicación de nitrógeno líquido sobre la lesión, ácido salicílico, a través de láser para quemarlas o, incluso, cirugía para extirparlas cuando estas están más adheridas. Es posible que haya que hacer curas y acudir al médico a las revisiones periódicas. Si no se extrae la raíz correctamente es probable que vuelva a aparecer pasado un tiempo. En otras ocasiones hasta se presentan en otra zona diferente.