Compresas de tela, un recurso sostenible para la higiene íntima

Responsive image

by Merce Rey  
Esta alternativa ecológica para promover la menstruación de bajo impacto medioambiental se une a las ya conocidas copas y braguitas menstruales, gracias a su resistencia, reutilización y al estar fabricada con tejidos naturales.
 

Cada mujer utiliza una media de 15.000 tampones o compresas convencionales durante toda su vida, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Para tomar conciencia de la importancia de cuidar y preservar el medioambiente reduciendo los residuos que se generan, desde la firma sueca INTIMINA especializada en el desarrollo de productos dirigidos al cuidado íntimo femenino, han puesto en marcha una calculadora menstrual para poder tener una estimación de los residuos que generaremos en función de nuestra edad y el gasto que supondrá hasta llegar a la menopausia. Así, por ejemplo, una adulta de 36 años que use habitualmente compresas producirá 126.000 residuos hasta la menopausia, con un gasto de 678,6 euros. En cambio, si se decanta por los tampones, la generación de residuos disminuye hasta los 57.600, pero el coste es superior, situándose en los 970,2 euros.

A diferencia de las compresas tradicionales, las de tela se pueden lavar y volver a usar durante un periodo prolongado de tiempo. Están fabricadas con algodón ecológico, por lo que están libres de tintes y de productos químicos, siendo idóneas para pieles sensibles. Las hay de varios tamaños, dependiendo de la cantidad de flujo, colores y estampados. También existe la posibilidad de encontrarlas en formato pack. Con su utilización, estarás contribuyendo a reducir el impacto ambiental y tu bolsillo lo notará a corto plazo. Se ajustan fácilmente a la braga. Para lavarlas el proceso es totalmente sencillo, sumergiéndolas en una tina con agua y frotando con jabón, principalmente natural. Si te decantas por hacerlo a máquina, recuerda emplear un programa delicado porque los tejidos podrían resentirse. Lo mejor es dejarlas secar al aire. En MadeinMaina Compresas De Tela explican cómo hacerlo paso a paso, para que no queden restos y puedas utilizarlas de nuevo con total seguridad.

Para todos los gustos

En el mercado puedes encontrar otras alternativas, como las copas menstruales. Al igual que el producto anterior, son reutilizables y sostenibles. Se colocan de forma sencilla y son duraderas. Están disponibles en diferentes tamaños. A ellas se suman, los tampones fabricados en 100% algodón orgánico con aplicador de cartón o sin él, con varias opciones según el tipo de flujo menstrual. Por último, las braguitas menstruales a simple vista son una prenda de ropa interior más, pero con la única diferencia de que se emplean cuando una tiene la regla. De hecho, tienen algo de licra o elastano para ser más confortables y cómodas, están compuestas por varias capas para garantizar la absorción, con el fin de prevenir posibles fugas. Podrás llevarlas el tiempo que tu flujo te lo permita, después tendrás que lavarlas y cambiarlas por otras.

FOTO PRINCIPAL.: Photo by Vanessa Ramirez from Pexels.