Discos desmaquilladores reutilizables: gran opción si sabes usarlos

Responsive image

by Mirian Díaz
¿Quieres saber en qué consisten los discos desmaquillantes reutilizables, cuáles son sus ventajas y cómo utilizarlos correctamente?
 

El Zero Waste significa vivir sin necesidad de producir residuos constantes a través de un consumo responsable. ¿Cómo? A través de la reutilización de productos para ser conscientes del entorno que nos rodea y cuidarlo como se merece.

Muchas marcas de belleza han decidido unirse a esta iniciativa, presentándonos artículos interesantes como es el caso de los discos desmaquillantes reutilizables. La diferencia principal con respecto a los de siempre consiste en que se pueden lavar para seguir utilizándolos.

Teniendo en cuenta los millones de discos y toallitas desmaquillantes que tiramos diariamente a la basura, estos discos son una buena alternativa para generar menos cantidad de residuos. Además, normalmente son utilizados dos veces al día (una por la mañana y otra por la noche) y eso al final del año resulta un ahorro considerable.

Eco-pads en limpieza facial

Estos sencillos discos reutilizables bien empleados eliminarán las impurezas de tu rostro de manera efectiva y, además, frenarán el impacto medioambiental. Es posible asociar este tipo de productos y la falta de luminosidad o incluso la aparición de acné en el rostro. Ahora bien, la acumulación de impurezas o no retirar correctamente el maquillaje puede deberse a una incompleta rutina facial o a no mantener una higiene correcta de los discos.

La mayoría de los algodones orgánicos de marcas conocidas como Garnier o Primor son muy suaves para que tu cutis no resulte dañado. Además, se trata de la herramienta perfecta para eliminar cualquier resto de suciedad y acto seguido utilizar el tónico.

discos-desmaquilladores-reutilizables-gran-opcion-si-sabes-usarlos

*Foto: Beter

¿Cómo utilizarlos adecuadamente?

Los discos reutilizables deben lavarse adecuadamente para que no quede ningún tipo de resto. De ese modo, después de ser utilizados es preciso aclararlos con agua, lavarnos con un poco de jabón suave y dejarlos secar siempre al aire. Incluso se pueden meter en la lavadura una vez por semana, eso sí, utilizando un detergente suave y a una temperatura máxima de 30º.

A la hora de eliminar las manchas más difíciles bastará con frotarlos ligeramente, sin utilizar lejía, tal vez un poco de bicarbonato de sodio, pero nada más. También es conveniente lavarlos antes de utilizarlos la primera vez porque pueden contener alguna pequeña pelusa y evitar el uso de la secadora.

Antes de aplicar el disco en el rostro, los expertos aconsejan humedecerlos ligeramente y utilizarlos en la piel antes de aplicar sobre el rostro el desmaquillante habitual, cuya textura ha de ser lo más cremosa posible para que pueda trabajar mejor. Es importante deslizar y no hacer presión para evitar la irritación de la piel.

Por regla general, los discos tienen dos caras. La más suave se emplea para desmaquillar los ojos y la más rugosa para limpiar el resto de la cara. A la hora de extender el tónico, lo más aconsejable es utilizar ésta última cara al actuar como una especie de exfoliante, haciendo que el tónico penetre más.

Para guardarlos, utiliza siempre el mismo sitio. Si es posible envuélvelos en un tejido de algodón limpio y una cajita forrada del mismo material. Es muy importante que no los mezcles con otros productos diferentes para que no se contaminen.