5 beneficios para la salud y el bienestar de usar un filtro de ducha

Responsive image

by María Robert 
Igual de importante es llevar una buena rutina de higiene como asegurarte de que el agua que utilizas para ello es de buena calidad
 

Activar el cuerpo y la mente o relajarlos, mejorar la circulación, reforzar el sistema inmune, incrementar la capacidad de atención, acelerar el metabolismo… Desde luego, qué gran invento el de la ducha para la salud y el bienestar. Aunque, ojo. Darse una ducha así sin más no es suficiente. Igual de importante es llevar una buena rutina de higiene como asegurarte de que el agua que te estás echando por el cuerpo tiene la calidad suficiente, de la misma manera que te preocupas por el agua que bebes.

No es baladí, pues el agua pública que usamos normalmente para asearnos suele estar plagada de químicos como el cloro, que se agrega al agua del grifo para eliminar las bacterias y los gérmenes, pero que también daña la piel, el pelo y las uñas. Igualmente, es habitual que acumulen sales minerales, cal, nitratos, metales pesados y demás compuestos. Es por todo ello que decantarse por usar un filtro de purificación de agua puede ser una sabia decisión. A continuación te contamos más detalladamente por qué:

Elimina las impurezas químicas

Como ya hemos comentado, el cloro, la cloramina y otros químicos generalmente se agregan en el agua para beber y ducharse, con el fin de matar las bacterias y otros gérmenes transmitidos por el agua. Es la forma más segura de eliminarlos, pero desafortunadamente son sustancias que pueden provocar reacciones en la piel y causar otros problemas. Un filtro de ducha puede acabar con estas impurezas químicas.

Mejora la salud respiratoria

El cloro es un halógeno. Los halógenos, si se inhalan, pueden irritar las paredes del sistema respiratorio. La inhalación de vapores de cloro del agua de la ducha puede provocar varios problemas de salud respiratoria, como asma y bronquitis, entre otros problemas respiratorios.

Más energía

Se ha demostrado que inhalar o absorber cloro en el cuerpo causa fatiga e interfiere la salud general. Por lo tanto, filtrar el agua de la ducha puede ayudarte a aumentar los niveles de energía y, al mismo tiempo, mejorar la salud general. Notarás un mejor rendimiento físico y mental una vez que comiences a usar el filtro de ducha.

Disminuye el riesgo de cáncer

El cloro se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga y mama. La asociación no está bien definida, pero hay suficiente evidencia para vincularlos.

Piel más sana y tersa

Si bien la limpieza regular y la higiene general son excelentes complementos para una piel sana y suave, el uso de agua tratada con cloro para la ducha puede perjudicarla y echarle más años de los que tiene. El agua de la ducha filtrada puede mejorar la salud y la piel, dejándola suave, tonificada y con un aspecto más joven. Y lo más importante, también protegerla de erupciones, urticaria, y otros efectos de la contaminación y la irritación.