Gafas de sol: escoger las mejores para tu hijo

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Ahora que ya disfrutamos del buen tiempo y de la primavera, las gafas de sol deberían ser un básico a tener en cuenta antes de salir de casa con tus peques. Descubre cómo elegir las mejores.
 

No dudas de la necesidad de usar cremas de protección solar con un alto factor en tus hijos, ni tampoco en utilizar gorras y sombreros para protegerles del sol. Lo mismo debes hacer con las gafas de sol, muchas veces, las grandes olvidadas. Además de evitar problemas oculares, que todavía están en pleno desarrollo hasta los 7-8 años de edad, las gafas de sol también permiten que los niños vean mejor y sin molestias en condiciones de luz brillante.

gafas-de-sol-escoger-las-mejores-para-tu-hijo

Las gafas de sol infantiles deben cumplir una serie de características y ser seguras al 100%. En el caso de los bebés, es aconsejable limitar el uso de las gafas de sol y preferiblemente usar sombreros con una visera grande. Y si tu hijo ya usa gafas de sol, recuerda ponérselas incluso en días con poco sol, porque la mayoría de los rayos ultravioleta pueden penetrar la capa de nubes.

¿Cómo escogerla?

Fíjate en las lentes. Éstas no deben provocar distorsiones ópticas y lo mejor es que sea de materiales altamente resistentes. Las gafas, además, tienen que ser ligeras y súper cómodas de llevar, para que no se las estén quitando constantemente. Ayudan los colores llamativos o diseños especiales, así se sentirán más coquetos.

Antes de decidirte por un modelo u otro, verifica el índice de protección de las lente. Habitualmente, podrás verlo en las sienes de las gafas (y en la etiqueta) con un número que va del 1 al 4. El 4 corresponde al máximo grado de blindaje. Si vas a usar las gafas en ciudad y para pasear, el el 3 (400UV) puede estar bien. Pero si sois de esos que se pasan horas en la montaña o de los que se exponen cuando la luz es más intensa, mejor usar el 4.

Otro elemento fundamental es la montura, que debe elegirse teniendo en cuenta la edad del niño, la facilidad de uso, la resistencia y la seguridad. En el mercado, actualmente, hay para todos los gustos. Nuestro consejo es que la montura no sea demasiado grande y que tenga un puente ligeramente más bajo para mantener el centro de la pupila alineado con la lente.