10 ideas para mejorar la dieta de los niños durante las vacaciones

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
En vacaciones los niños se mueven menos. Este sedentarismo debe ser controlado por los adultos y animarlos a que realicen nuevas actividades que supongan “quemar calorías” y establecer nuevas relaciones. También es el momento perfecto para controlar su alimentación y mejorarla en los puntos en que sea necesario hacerlo.
 

Consulta a su pediatra. Si observas algún comportamiento extraño o piensas que tu hijo es demasiado sedentario o come inadecuadamente, plantéaselo. Puede darte las pautas idóneas pues conoce a la perfección el historial de tu hijo.

De manera general, sería recomendable que aprovechases estas atípicas vacaciones debidas a la pandemia covid para:

1-Organizarse de manera conjunta: los menús, ir a la compra, cocinar, poner la mesa y sentarse. Hacerles ver que es una actividad agradable de la que pueden disfrutar y aprender. No pueden considerarlo un castigo o una obligación porque les generará rechazo y se convertirá en un problema.

2-Dejar que cocinen los niños. Es complicado porque se mancharán, tardarán, se enfadarán y demás problemas pero lograrán aprender algo nuevo y vivirlo en positivo. Disfrutar de esa actividad les acercará al mundo de la comida saludable si así se lo transmiten los adultos.

3-Explicarles que todos los alimentos son buenos y pueden gustarles si los prueban varias veces o en diferentes recetas. Si cocinan ellos, les gustará hasta el brécol. Evitarás carencias nutricionales.

4-Eliminar los tóxicos de la dieta habitual. Sal, grasa saturada y azúcares deben reducirse al mínimo. Debemos dar ejemplo a este nivel. Si ellos ven que los adultos consumen una cantidad excesiva de alimentos poco saludables, será complicado que no hagan lo mismo por imitación y modelado.

5-Ofrecer frutas y verduras de temporada para aprovechar todas sus ventajas, 5 raciones diarias repartidas como prefieran. Incluye una fruta rica en vitamina C (naranja o fresa, por ejemplo).

6-Incluir a diario cereales integrales y sin azúcares añadidos, patatas, lácteos, carne, pescado, huevos, frutas, verduras y legumbres. Todos son necesarios para su correcto desarrollo físico y psicológico.

7-Evitar productos negativos para la salud. Las chucherías y snacks deben ser considerados como productos de bajo consumo. Lo mejor es que sólo se ofrezcan en momentos festivos para que no los pidan a cada momento.

8-Desayunar de manera adecuada. Debe incluir, al menos, cereales, lácteos y fruta. Debe verlo como un momento feliz y no hacerlo atropelladamente porque no llega al colegio. Practicad durante las vacaciones para que se acostumbre a vivirlo en positivo.

9-Eliminar refrescos y zumos azucarados. Lo mejor es beber agua. Puede tomar leche y zumos naturales, pero el agua es fundamental para la hidratación correcta de su organismo.

10-Practicar el ejercicio que mejor se adapte a su estado físico y edad. Una hora diaria de actividad física moderada como nadar, jugar al baloncesto o bailar es imprescindible. Adquirir ese hábito en la infancia les convertirá en adultos activos.

En la infancia y adolescencia es cuando se adquieren las preferencias y, si adoptan comportamientos perjudiciales, será muy difícil modificarlos. Anímales a hacer deporte, comer sano, disfrutar de los espacios exteriores, del silencio al apagar la televisión y de las buenas relaciones sociales.