3 recetas gourmet para sorprender en el Día de la Madre

Responsive image

by Merce Rey  
Ya no queda mucho para esta fecha tan señalada y queremos ponértelo fácil para que no te pille desprevenida. Si aún no sabes con qué menú le rendirás homenaje, hemos preparado para ti algunas ideas.
 

El 2 de mayo, coincidiendo con el primer domingo del mes, se celebra el Día de la Madre. Una cita llena de emociones, buenos momentos, sueños compartidos e ilusión, en la que poder demostrarle una vez más lo mucho que la quieres y darle las gracias por estar ahí, acompañándote y aconsejándote en tu día a día, de una forma distinta: a través de una deliciosa comida elaborada en casa. Si quieres ir a tiro fijo puedes elaborar su plato favorito o el dulce que más le guste, aunque siempre hay opción a experimentar, sorprendiéndola con recetas diferentes. Cada detalle cuenta, desde el mantel, pasando por el menaje, la cubertería, la iluminación, las flores o la selección musical. Haz que se sienta cómoda, relajada, dispuesta a disfrutar y pasar un bonito encuentro con los suyos.

Primero, vamos a por el entrante un suculento y diminuto manjar con el que ir abriendo boca: volovanes rellenos o huevos rellenos, humus o guacamole, montaditos, croquetas, empanadillas, saquitos, piruletas, langostinos crujientes, y todo lo que se te ocurra. Aquí hay libre elección, mezclar dulce con salado, fruta con queso, pescado con ensalada, etc. En esta ocasión nuestra propuesta pasa por las tartaletas saladas variadas de Cocinando a mi manera.

Tartaletas saladas

Ingredientes

  • Obleas.
  • Huevos.
  • 325 ml de leche evaporada.
  • 65 g de queso crema.
  • 100 g de queso rallado.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de girasol.

Elaboración:

En un bol deposita los huevos junto con la leche evaporada y el queso. Después, adereza con la sal y la pimienta. Bate la mezcla hasta que se integren todos los ingredientes y resérvala. Engrasa ligeramente con aceite los moldes en los que colocaras tus tartaletas para que te sea más fácil desamoldarlos. Ahora coloca la oblea en su interior.

Pasamos al relleno. En el vídeo lo elaboran a partir de cinco sabores diferentes. La primera tartaleta es de bacón y queso. Tendrás que verter un poco del preparado anterior, añadir el bacón y cubrirlo con el queso rallado. La segunda es de langostinos y palitos de cangrejo, para la que necesitarás cuatro langostinos enteros para decorar y el resto irán troceados junto con los tres palitos de cangrejo. En la tartaleta, incorpora los ingredientes picados, el queso rallado, añade la mezcla reservada y coloca encima los langostinos enteros. Para la tercera, necesitarás espinacas y jamón serrano. En esta ocasión deberás saltearlas previamente en la sartén con unos dientes de ajo picados. Al igual que en el canapé anterior, primero añade los ingredientes y vierte la mezcla por encima. En el caso de la cuarta, su protagonista es el salmón ahumado para el que deberás picar una parte y dejar algunas lonchas enteras. Rellena los moldes con el salmón troceado, el queso rallado, la mezcla y decora con las tiras de salmón enrolladas y los trozos picados sobrantes. Por último, la quinta será de atún y anchoas. También agregarás tomatitos cherry. En esta última tartaleta echa el atún desmigado, el queso rallado, vierte la mezcla y decora con las anchoas y los tomatitos cherry cortados. Precalienta el horno a 180ºC, una vez precalentado llévalas al horno hasta que se cuajen y doren.

Como plato principal tienes mil y una opciones, desde sopa de pescado y marisco, bacalao al horno con verduras, ossobuco con puré de patatas, vichyssoise o crema de puerros fría, ragú de pavo, etc. El Día de la Madre es motivo para tirar la casa por la ventana y elaborar una receta distinguida como puede ser el Solomillo Wellington, como el que preparan en Julia y sus recetas.

Solomillo Wellington

Ingredientes

  • Solomillo de cerdo.
  • Paté.
  • Lonchas de jamón.
  • Cebolla.
  • Champiñones laminados.
  • Huevo.
  • Hojaldre.
  • Sal.
  • Pimienta molida.
  • Aceite de oliva.

Elaboración:

Salpimienta el solomillo por ambos lados y dóralo en la sartén con un chorrito de aceite. Retíralo para un plato, y en el mismo aceite incorpora la cebolla picada. En el momento en que esté dorada, pon los champiñones, echa sal y deja que cojan un poco de colorcito. Ahora, en una picadora pon los ingredientes que habías pasado por la sartén. En un film extiende las lonchas de jamón, píntalas con mostaza con ayuda de un pincel, añade la mezcla triturada. A continuación, unta el solomillo con el paté y colócalo encima de lo triturado. Ayúdate del film para enrollar tu solomillo, procurando que quede bien apretado. Después, ponlo encima de la lámina de hojaldre, cierra bien y envuelve. Corta algunas tiras finitas del mismo para adornarlo. Píntalo con un huevo batido y precalienta el horno a 200ºC. Tendrás que hornearlo entre 25 y 30 minutos.

En tu menú gourmet también dejarás sitio para el postre. Puede ser desde uno individual servido en vaso, como es el caso del tiramisú, una mousse de yogur y frutas o las clásicas natillas. Si lo prefieres otra opción muy recurrente es la tarta de queso o cheesecake, la panacota o la tarta sacher. Nosotras nos decantamos por el Crumble de manzana, como el que preparan en Cucinare.

Crumble de manzana

Ingredientes

  • Cuatro manzanas verdes.
  • 300 g de harina.
  • 200 g de azúcar.
  • 200 g de manteca.
  • Levadura o polvo para hornear.
  • Frutos secos.
  • Canela.

Elaboración:

Pela y corta las manzanas en láminas bien finas. En una fuente apta para horno, pon un poco de manteca en la base. Cúbrela con las manzanas, espolvorea el azúcar y la canela por encima. Hornéalas a 190ºC entre 8 y 10 minutos, mientras esto sucede puedes aprovechar para preparar el crocante. En un recipiente, agrega la harina, el azúcar y la manteca, con ayuda de las yemas de los dedos trabaja la masa.

Saca las manzanas del horno. Pica los frutos secos con el cuchillo. Agrega el crocante a la fuente y los frutos secos. Vuelve a meterlo al horno a 190ºC durante 20 minutos. Una buena opción es servir este dulce con una bola de helado, tal y como proponen en el vídeo, haciendo contraste entre frío y caliente. De este modo, al sacar el postre caliente del horno al decorarlo con el helado, se derretirá en el plato.

FOTO PRINCIPAL.: Fotograma extraído del vídeo Solomillo Wellington PARA CENAS FESTIVAS!! de Julia y sus recetas.