Los niños frente al covid

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Todos hemos sufrido y estamos sufriendo las consecuencias de la pandemia covid y los niños también la padecen. Sólo son niños y se enfrentan a una situación complicada que no saben gestionar correctamente. Podemos ayudarles. Necesitan nuestra comprensión.
 

Lo que pueden necesitar en un momento como éste dependerá de la edad y de las condiciones de vida. De manera general, necesitan comprensión, cariño y paciencia. Los adultos que les acompañan deben mantener la calma en todo momento e intentar tranquilizarles porque es difícil que comprendan lo que está sucediendo.

Todo ha cambiado. Han perdido libertad, no pueden cambiar de burbuja, el colegio tiene muchas normas necesarias que deben cumplir, se ha roto su rutina y perciben que algo raro sigue pasando. Es probable que estos cambios de hábitos les hagan sentir alterados e incómodos sin poder explicar lo que les sucede realmente.

Ser padres es siempre complicado pero, en estos momentos, se convierte en una fuente de tensión constante, independientemente de la edad de los hijos. Sienten una ansiedad muy alta ante tanta incertidumbre. Cuidado porque puede convertirse en patológica.

No está claro que los niños pequeños sepan lo que sucede pero seguro que saben que algo ha pasado. Lo perciben en el comportamiento de sus padres. Han disfrutado de su presencia en casa durante el confinamiento y han descubierto una nueva vida familiar. Es un aspecto positivo que debemos valorar. Esta nueva normalidad es difícil de comprender y no omiten ciertas conductas que a los padres les preocupan. Lo tocan todo, quieren jugar con otros niños, abrazan a sus abuelos, etc. Estas actitudes generan una gran ansiedad en los padres.

La adaptación de los niños medianos ha sido sobresaliente a pesar de la sensación de hastío que han padecido. Están deseando volver a su vida anterior y esta nueva normalidad no les satisface. Soñaban con que se acabase el coronavirus y retomar sus actividades. Los padres han tenido que demostrar una infinita paciencia y convencerles de que vendrán tiempos mejores.

No existe ninguna solución general. Lo mejor es seguir las recomendaciones de las Autoridades Sanitarias y cumplir todas las normas que nos han indicado. La mascarilla, el lavado de manos y la distancia social siguen siendo las mejores opciones.

Busca su complicidad. Es necesario cambiar las actividades habituales y explicárselo de manera correcta y adaptada a su edad. No pueden vivir completamente aislados pero su socialización ha cambiado. Es importante que comprendan que la situación es temporal y que, si todos lo hacemos bien, muy pronto recuperaremos nuestra ansiada libertad. Hablad con ellos y explicadles lo que ocurre. Sin alarmas ni tensiones podéis hacerles entender lo que estamos viviendo y aprovechar la situación para convertirles en personitas solidarias.

Nuevas actividades para disfrutar. Es el momento de leer, jugar acompañados, dibujar, escribir, escuchar música o tocar un instrumento. También podéis organizar algún ejercicio que sea posible realizar en casa. Inventad alguna actividad que les resulte agradable o mirad los innumerables videos de YouTube en los que podéis encontrar infinitas opciones. Disfrutad del baile.