Por qué se genera el bruxismo en los niños

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Puede ser que alguna vez hayas notado que tu hijo aprieta y comienza a rechinar los dientes varias veces, y durante un tiempo. Se podría tratar de bruxismo, algo bastante frecuente entre los menores.
 

Estas acciones están relacionadas con un desgaste que ayuda al crecimiento de los maxilares, y afecta tanto a los más pequeños como a los adultos. De hecho, la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) mantiene que el bruxismo es un trastorno que afecta a más de un 20% de la población, independientemente de su edad. Según algunos especialistas, los hábitos orales como el chupeteo o morderse las uñas, el estrés, o la inestabilidad emocional, entre otros, podrían influenciar a la hora de que aparezca el bruxismo.

El bruxismo infantil suele aparecer, sobre todo, en niños que tienen entre seis y diez años, justo cuando se están cayendo los primeros dientes de leche. En este momento, el esmalte de la dentición temporal contiene una menor proporción de sales minerales y es más poroso lo que provoca que el desgaste que se observa en caso de bruxismo sea rápido y agresivo. Lo normal en los niños es que desaparezca por si mismo en el momento en el que salen los dientes permanentes.

por-que-se-genera-el-bruxismo-en-los-ninos

Existen dos tipos de bruxismo básicos: el céntrico (apretamiento) y el excéntrico (frotamiento). También puede ser diurno y nocturno. Para algunos expertos el bruxismo nocturno, está considerado una parasomnia (evento no voluntario que ocurre cuando estamos dormidos) pero una vez más motivada por el estrés emocional.

Cómo mitigar el rechinar

Como el bruxismo en los niños no se considera una patología, tampoco existe un tratamiento específico. Puedes ayudar a tu hijo a disminuirlo con algunos tips: se recomienda disminuir la actividad física y mental antes de dormir, darle un baño de tina en la noche para relajarle o practicar algunas técnicas de relajación. Se trata -en el caso del bruxismo nocturno- de que tu hijo se vaya tranquilo y feliz a la cama. Por eso, siempre será mejor que le leas un cuento que no que se duerma delante de la televe. Por último, si lo escuchas rechinar en la noche cámbialo de postura y observa si el ruido cede.

Al menor indicio o síntoma, es recomendable llevar al niño a la consulta del odontopediatra y, aunque no haya sospecha, es muy importante una revisión anual. El odontólogo disminuirá los efectos lesivos del bruxismo en dentición mixta con férulas de goma blanda o con el uso de una férula acrílica dura que ajuste en los dientes del maxilar superior, dependiendo de cada caso.