Herpes labial en verano: ¿cuál es su origen?

Responsive image

by Ángela Zorrilla
El herpes labial se contagia, principalmente, por contacto de boca a boca, de manera directa o a través de objetos. Normalmente, se coge por primera vez en la infancia o adolescencia y se sufren, intermitentemente, sus calenturas.
 

La causa del herpes labial es el virus herpes simple tipo 1, que se transmite por contacto directo de persona a persona, por ejemplo mediante un beso. Aunque el contagio también puede producirse a través de objetos contaminadoscomo un vaso o cubiertos.

Es habitual en verano debido a la exposición de los rayos de sol, que pueden hacer que el virus se reactive en el organismo debido a la inflamación de las mucosas. También los aires acondicionadoso al agua del mar o piscina, son factores desencadenantes en estos meses porque generan muchos cambios de temperatura.

El síntoma más común son las heridas y ampollas alrededor de la boca. Normalmente el dolor y la quemazón en el labio van seguidos de úlceras y costras, que se curan en una semana. Tras una primera infección, el virus puede volver a salir, sobre todo en períodos de estrés, cambio de temperatura o bajada de defensas.

Pese a que no existe una medicación que erradique este virus, sí hay antivirales que disminuyen los síntomas y su duración. Es decir, curan las calenturas y evitan su expansión. Por otro lado, prevenir el herpes labial no es sencillo porque, a veces, las personas infectadas no saben que lo están.

El contagio se maximiza en el momento de los brotes, por lo que es cuando hay que evitar más que nunca el contacto bucal directo o indirecto. Además, como medidas de prevención, es importante reducir las situaciones de estrés y lavarse frecuentemente las manos durante una exacerbación de la infección.