¿Qué alimentos no deben faltar en tus menús de verano?

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Durante los meses de verano, y con la llegada de las altas temperaturas, es importante adaptar nuestra dieta y aumentar el consumo de ciertos alimentos, así como limitar la ingesta de otros que son menos saludables.
 

Como durante todo el año, el objetivo es conseguir los nutrientes que tu cuerpo precisa y, para ello, puedes utilizar los productos frescos, de proximidad y de temporada que tengas a disposición.

Aprovechar las ensaladas como primer plato y acompañarlas con un poco de tomate, aguacate o incluso con un poco de fruta como la manzana, la piña o unos frutos del bosque, como los arándanos. Incorpora los rábanos, el pepino y la zanahoria, usa cremas frías de calabacín, de puerro, incluso el gazpacho o el salmorejo.

Aun así, si no tienes una vida muy activa, es importante no excederse con el tomate. El tomate es la estrella del verano en la península, pero a pesar de sus excelentes propiedades, es una fruta y los azúcares que lo acompañan suman en la cuenta de carbohidratos diaria.

¿Hay algunos alimentos que se deban eliminar de la dieta?

Los alimentos que debemos evitar durante los meses de verano son los mismos que debemos evitar durante el resto del año y algunos de forma particular. En general, los ultraprocesados, los mal procesados, los que contienen cantidades altas de azúcares, lo que contienen grasas trans y grasas saturadas (a excepción de algunas), harinas blancas y los alimentos excesivamente salados.

Con el buen tiempo, apetecen las terracitas y aparecen las horchatas, los zumos de fruta fríos, los helados, alimentos que contienen un exceso de azúcares que no son nada saludables. Es difícil encontrar helados de hielo con saborizantes, sin grasas y sin azúcar, pero los hay; y te los puedes hacer tú mismo.

que-alimentos-no-deben-faltar-en-tus-menus-de-verano

En verano también tomamos bebidas con alcohol con más facilidad: cervezas e incluso algún combinado para calmar la sed, pero es un error. Puedes tomar una cerveza, pero es aconsejable beber un vaso de agua antes para calmar la sed y luego poder seguir con una cerveza. Siempre con moderación.

La fruta es más variada en verano y, al tener un contenido rico en agua, nos apetece más para saciar nuestra sed y el calor. Tomar un exceso de fruta es un error que debemos evitar. Cenar únicamente una macedonia de frutas o una refrescante sandia parece apetitoso, refrescante e incluso saludable, pero supone una carga excesiva de azúcares que, aunque sean procedentes de la fruta, contribuirán a una carga glucémica excesiva y posiblemente a un aumento de peso.

Es importante evitar pedir tapas menos saludables como las patatas bravas, las croquetas, las "bomba", así como los rebozados tipo calamarcitos a la andaluza o los calamares a la romana. Es recomendable pedir tapas más saludables como el pulpo a la gallega (y obviar los cachelos), boquerones en vinagre, la sepia a la plancha, incluso algún marisco como las coquinas, los berberechos o los mejillones al vapor y acompañarlos con unos cogollos de Tudela y unos pimientos del padrón.