Los calamares a la romana del Cafè Terrassans, los mejores de toda Girona

Responsive image

by Anna León 
Los calamares de este establecimiento, uno de los más populares de Blanes (Costa Brava), se han alzado con el segundo premio de Cataluña, otorgado por el diario gastronómico Va de Gust. ¡No te los puedes perder!
 

Quienes conocemos Blanes, lo tenemos claro. La hora del aperitivo no sería la misma sin pedir una tapa de calamares a la romana en el Cafè Terrassans, situado junto al ayuntamiento blanense. Siempre me han parecido sabrosos, crujientes y nada aceitosos, cualidades que no siempre encuentras cuando pides esta tapa, una de las más conocidas de nuestra gastronomía.

Ahora, los lectores del diario gastronómico Va de Gust, han elegido los calamares del Cafè Terrassans como los mejores entre 10 candidatos. Finalmente, y por votación popular, han alcanzado el segundo premio de Cataluña y el primero de toda Girona con un 37% del millar de votos participantes. Cafè Terrassans solo ha sido superado por el Restaurant Mediterrani Blau, en Amposta (Tarragona)..

El gastrónomo, somelier y subdirector de la publicación, Ramón Roset, ha probado estos calamares a la romana, llegando a la conclusión de que reúnen los tres requisitos solicitados: los calamares deben ser frescos, estar bien rebozados sin exceso de harina y lo suficientemente fritos para resultar crujientes en boca.

los-calamares-a-la-romana-del-cafe-terrassans-los-mejores-de-toda-gi

Receta de la abuela Pepeta

Desde hace más de cinco décadas, el Cafè Terrassans ofrece esta tapa que ya es una de las más conocidas y pedidas por los clientes. Actualmente, al frente del negocio están Félix Bota y su hija, Sara Bota, relevos de los fundadores: Joan Bota y Pepeta Gibert. En el año 1962, ambos se hicieron cargo de este local, popularizando el vermú a base de berberechos y almejas.

Durante el periodo 1969-1970, comenzaron a elaborar las tapas calientes, siendo los calamares a la romana la más apreciada de todas ellas. Fue la madre de Félix Bota, Pepeta Gibert, quien ideó la receta original, que ha perdurado hasta nuestros días. Sara, tercera generación al frente, ha introducido cambios para mejorar, aún más, esta tapa. Sobre todo, en cuanto a su elaboración en la cocina.

Dado que Blanes es una población marinera, los calamares a la romana son una de las especialidades de la mayoría de los restaurantes de la zona. En el Cafè Terrassans se producen 12 toneladas anuales, según calcula Félix Bota, más de 30 años en el local -primero con sus padres, luego en solitario y ahora con su hija-.