Citronela, la planta con olor cítrico, aderezo y antimosquitos

Responsive image

by Merce Rey
Esta hierba aromática perteneciente a la familia de las gramíneas es un excelente repelente de mosquitos, se suele emplear en la cocina y para la elaboración de productos cosméticos.
 

La citronela, hierba de limón o también conocida como lemongrass es una planta aromática de color verde que te recordará por su forma a un pequeño arbusto esplendoroso. Sus hojas son finas y de gran longitud. Es posible que ya la hayas visto en más de una ocasión y no hayas reparado en que era de este tipo. Con el paso de los años se ha hecho muy famosa, sobre todo en verano, por sus propiedades como ahuyentadora de los insectos, ya que desprende un intenso aroma a limón. Otro de sus usos es el culinario pudiendo incorporarla en tus recetas como un condimento al uso para potenciar el sabor de tus sopas, ensaladas, carnes, salteados, etc., así como en la elaboración de infusiones o para darle un toque asiático a tus recetas. Aunque la puedes encontrar integrada en productos de perfumería y aromaterapia para fabricar jabones, aceites e incluso para la creación de velas, incienso, o para incorporar en difusores de aromas.

Esta planta requiere estar en contacto con el sol por lo que es preferible colocarla en el exterior del hogar en una maceta o directamente en la tierra en la zona que tengas habilitada para jardín. En cambio, si vives en una zona en que en invierno es común la aparición de heladas es mejor que la traslades al interior, a poder ser al lado de una ventana, y suele demandar bastante agua. Si deseas hacerte con una la tendrás a tu disposición en las grandes superficies comerciales, en una floristería o en tienda especializada, pero también puedes plantarla desde cero en tu casa.

Por ejemplo, en el vídeo de YouTube de Bricomania señalan que en un supermercado en el que vendan productos asiáticos las habrá en formato tallo. Para utilizarlo en el ámbito alimentario bastaría con "majarlo o molerlo" aplastándolo y desmenuzándolo, agregándolo junto con otros ingredientes a la receta que más nos guste. Sumergiendo estos tallos en un recipiente con agua te aventurarás a cultivarlo en casa. A medida que vaya pasando el tiempo comenzarán a salir las hojas y en la parte inferior brotarán las raíces. Cuando esto ocurra ya se puede trasplantar para una maceta, tal y como indican en el vídeo. Existen variedades distintas de esta hierba aromática, en este canal muestran dos de ellas: unas con el tallo verde u otras con uno en color rojo. La primera presenta una base más gruesa, ideal para su uso en la cocina.

¿Qué hacer cuando tienes la planta ya en la maceta y la quieres reproducir? Pues bien, retírala de su contenedor y haz la división de mata, que consiste en segmentarla en diferentes unidades. Podrías obtener hasta cuatro plantas de una misma mata. A continuación, elige las macetas en donde las vayas a cultivar y añádele el sustrato universal.