¿Quieres descubrir el arte floral japonés más chic?

Responsive image

by Sonia Baños
¿Sabes que es el Ikebana? Ikebana es una palabra japonesa que significa “flor viviente” y se utiliza para describir un arte japonés de arreglo floral.
 

Este delicado arte japonés de arreglo floral, también llamado Kado, es una técnica que se utiliza para trabajar los arreglos florales de una manera muy determinada. Se trata de un tipo de arreglo delicado, sutil y especialmente bello.

¿Cómo nació el Ikebana?

Esta técnica japonesa de arreglos florales nació en el S.VII d.C y se utilizaba más como terapia emocional que como técnica de arreglo floral. Los monjes budistas lo utilizaban como medio para ayudar a canalizar emociones y sentimientos. En el S.XVI es cuando el Ikebana alcanza su máximo apogeo y actualmente es muy conocido, gracias a las grandes dosis de creatividad que se ven en cada creación.

La técnica Ikebana paso a paso

Esta técnica japonesa para realizar arreglos florales es un arte que lleva implícito un convencido sentimiento de amor y respeto por la naturaleza. El Ikebana está especialmente arraigado a la cultura japonesa, como lo es la ceremonia del té o la poesía haiku. Es una forma de entender la complicidad entre los elementos de la naturaleza que se basa en el respeto, la delicadeza, y el gusto por el detalle. Además, todos los que lo han practicado coinciden en decir que es un método fantástico para meditar.

Estéticamente, se trata de una composición formada por flores, ramas, hojas, frutos y semillas y cada uno de estos elementos tiene una función determinada y mediante unas reglas definidas:

  1. Los elementos que se utilizan deben ser siempre de origen orgánico.

  2. El resultado debe ser, principalmente, minimalista. De hecho, en Ikebana siempre menos es más.

  3. Cada elemento tiene su lugar y su propio papel.

  4. La estructura básica se basa en un triángulo escaleno definido por tres puntos principales que suelen ser ramas simbolizando así el cielo, la tierra y el hombre.

  5. El contenedor de la creación suele ser, generalmente, de cerámica.

Estilos de ikebanas

Dependiendo de cómo se dispongan los elementos y de cuál sea el contenedor del acabado floral, podemos distinguir 3 tipos de estilos de ikebana que son:

Estilo formal: Se utiliza alambre para construir paisajes elegantes. Se hacen 9 líneas básicas que se llaman yakueda y que reflejan el carácter de las plantas. El resultado es sencillo pero muy elegante.

Estilo moriba: Este tipo de ikebana se dispone en plano y se colocan los elementos de manera que de sensación de volumen y tridimensionalidad.

Estilo Nageire: Para este estilo de ikeban se utilizan jarrones altos pero de poco diámetro.

Estilo Rikka: Se basa en la forma vertical para mostrar la belleza de un paisaje natural. Este estilo se divide a su vez en Rikka Shofutai, más tradicional, y Rikka Shimputai, más contemporáneo.

¿Conocías esta técnica de arreglo floral que va mucho más allá de lo estético?