¿Qué es Gassho y cómo puede darle un sentido a tu vida?

Responsive image

by Estefanía Grijota
Gassho es un gesto muy sencillo con un significado profundo y especial que puedes practicar para recordarte a ti misma por qué debes estarle agradecida a la vida y los beneficios que esto te puede reportar ¡Te lo contamos!
 

Gassho, un gesto ritual en el cual la persona que lo practica presiona sus dos manos juntas frente a su pecho como un signo de saludo o reverencia (parecido a la oración y similar a la práctica india de namasté). Se trata de un gesto con un gran significado en la práctica zen.

Gassho es en realidad una práctica japonesa que se traduce como "dos manos que se juntan", que significa la Ley Natural de la Existencia y según la posición de las manos significa que tanto la mano izquierda como la derecha se juntan como si fueran una sola a modo de recordatorio de que todos los opuestos de la vida no son más que una parte de la misma Fuente Original.

¿Cómo se relaciona Gassho con el Zen y el budismo?

Zen no inventó el gesto, ya que el arco de manos juntas se usa en toda Asia en países como China, Japón, Vietnam, Tailandia e India. Sin embargo, la práctica tomó un significado diferente una vez que el zen comenzó a extenderse por todo Japón en el siglo VIII a.c.D.

Mientras que el gassho en su sentido tradicional era un acto de saludo, disculpa o reverencia por otro, el gassho en el zen se trata de mostrar respeto y reverencia por la vida y sirve como un acto de humildad donde una persona puede practicar el dejar el ego. De esta manera, el gassho en Zen es una práctica poderosa que permite al practicante tocar profundamente su propio espíritu y el del mundo que lo rodea.

El respeto y la reverencia por la vida es un principio básico de la práctica zen y algo que se simboliza en el acto del gassho. En el zen, los practicantes se inclinan ante todo, ante todos y para casi todas las ocasiones. La práctica es una declaración constante de reverencia por el mundo en su conjunto. Cuando entras en el Zendo (una sala de meditación Zen dentro de un centro o monasterio Zen), te inclinas. Cuando entras en la una sala de reuniones, te inclinas, cuando vas a comenzar una práctica de yoga, te inclinas y practicamente, vayas donde vayas, gassho.

La práctica zen del gassho es, en cierto modo, una afirmación. Una afirmación de tu compromiso de respetar y cuidar el mundo que te rodea de la misma manera que te cuidarías a ti misma. Sirve entonces como una oportunidad para conectar más profundamente con el mundo que te rodea, nutriéndote así en el proceso.

¿Cómo usar Gassho para traer equilibrio y significado a tu vida?

Gassho es un hábito simple que puede ser utilizado por cualquier persona, tanto si eres hindú como sino, tan solo se necesita práctica y acostumbrarse a este hermoso gesto.

Incluso un simple y lento guiño con la cabeza y el cuello sin las manos juntas, Lo más importante de la práctica del gassho es el significado que se le asigna o la intención que tú le quieras dar. Desde esVivir os contamos tres pasos para una práctica simple de gassho que puede implementar en su vida cotidiana para darle equilibrio y significado a tu vida.

1. Decidir cuándo practicar gassho

Si estás comenzando con esta práctica, es posible que al principio te confundas sobre cuándo usar exactamente gassho ¿Hay reglas específicas? ¿Hay algún método específico? En realidad, no existen reglas específicas. Esto es tan solo un artículo de información y ciertas sugerencias, si lo que quieres es introducirte en este gesto espiritual de agradecimiento para tu vida diaria.

Con ese fin, tú misma puedes decir cuándo hacer gassho. Simplemente tienes que elegir una ocasión específica en la que practicar gassho junto con una intención y probarlo durante una semana o dos. Hazlo como un hábito simple y no te compliques demasiado porque tampoco es necesario. Los momentos en los que lo puedes practicar pueden ser:

Al entrar y salir de tu casa, cuando te encuentras y dejas la presencia de alguien, cuando te sientas a comer y terminas, o cuando te levantes por la mañana y te acuestes por la noche, por ejemplo.

Cualquiera que sea la ocasión que elijas, haz todo lo posible para cumplir con ella. Debido a que es algo completamente nuevo para ti, te tomará un tiempo al principio llegar al hábito, a pesar e que solo se tardan apenas uno segundos en realizarlo.

2. Entra en el estado mental correcto

Cuando llega el momento de realizar gassho, antes de juntar las manos e inclinarte (o cualquier movimiento simple que hayas decidido), intenta entrar en un estado mental de paz. Tómate un momento para volverte rápidamente hacia adentro, entrar en contacto con tu entorno, y ser consciente de tu cuerpo físico.

Esto solo debería tomarte un segundo o dos con la práctica, ya que no es necesario complicar el gesto. Cuanto más complicado sea, menos probable es que continúe la práctica a medida que pasa el tiempo ¿Por qué? El acto de gassho es un gesto profundo y deberás asegurarte de que quieres experimentar los sentimientos de reverencia, respeto y amor que estás tratando de cultivar a través de la práctica.

Foto principal: Unsplush