5 pasos para empezar con la gimnasia hipopresiva

Responsive image


¿Hipopresivos? ¡No son solo para mujeres postparto! Tu también deberías empezar a practicarlos. Te lo contamos a continuación y te explicamos como empezar.
 

Tradicionalmente conocemos este tipo de ejercicios para las mujeres en período posterior al parto, ya que al dar a luz sufren un debilitamiento de la musculatura profunda de su abdomen y estos ejercicios hipopresivos tonifican esa musculatura junto con la musculatura del suelo pélvico. Sin embargo, estos ejercicios se recomiendan para todas las edades y para tanto mujeres como hombres. Se ha comprobado que los atletas que incorporan a su rutina el método hipopresivo incrementan su flexibilidad, presentan más resistencia al sufrimiento por la mejora de sus músculos respiratorios, logran un aumento de glóbulos rojos y, por tanto, un mayor rendimiento.

Como cualquier ejercicio físico, dependerá de la persona, de su metabolismo y complexión, así como la dedicación, constancia y asegurarse de que los ejercicios están bien ejecutados. Sin embargo, con ejercicio regular y acompañado de una dieta equilibrada, los resultados del trabajo hipopresivo se pueden advertir en aproximadamente tres o cuatro semanas: la forma de tu cintura se te definirá y notarás como disminuye tu barriga.

Natalia López Whearcroft, personal trainer de Gympass (@natalia_lopez_w), nos recomienda los 5 pasos para iniciarnos en los abdominales hipopresivos.

Guía para empezar la práctica de hipopresivos

1. Postura correcta

En primer lugar, debemos prestar especial atención a la postura de la que vamos a partir para realizar el hipopresivo.

Esta postura suele ser una separación de ambos pies, el ancho de nuestras caderas, repartir el peso sobre ambos pies y desbloquear nuestras rodillas. Es decir, que no estén completamente extendidas, pero tampoco excesivamente flexionadas.

La pelvis debe estar en posición neutra y debemos realizar una autoelongación de nuestra columna vertebral.

5-pautas-para-empezar-con-la-gimnasia-hipropesiva

Los abdominales hipopresivos se realizan en diferentes posturas: tumbadas boca arriba, tumbados de lado, de pie, sentados, de rodillas, en cuadrupedia, y en cada una de estas posturas las consideraciones técnicas van a variar.

Por ejemplo, si los practicas de pie te recomendaremos que hagas una anteposición del eje. ¿Qué quiere decir esto? Que inclines tu eje corporal sintiendo que el peso de tu cuerpo recae sobre los dedos más que sobre los talones.

5-pautas-para-empezar-con-la-gimnasia-hipropesiva

Sin embargo, cuando hablamos de practicar los hipopresivos tumbada, obviamente no podremos hacer esa inclinación del eje, de ahí que cada postura tenga una serie de peculiaridades.

Adoptada la postura correcta, según la posición en la que vayamos a practicar los hipopresivos, pasaremos a tener en cuenta los siguientes elementos.

2. Inhala

En primer lugar, habrás de inspirar llenando tus pulmones de aire.

3. Exhala

Después exhalarás todo el aire completamente.

4. Apnea

Una vez sin aire en los pulmones, realizarás lo que llamamos una apnea.

Apnea significa no tomar aire, ni por la nariz, ni por la boca.

Puede ser necesario al principio de realizar hipopresivos que tengas que tapar la nariz con los dedos o utilizar una pinza de natación, porque muchas veces, aunque intentemos no tomar aire acabamos respirando sin ser conscientes.

Estamos acostumbrados a que cada vez que inspiramos nuestras costillas se expandan, por eso al cuerpo le cuesta un poquito entender que ahora lo que le vamos a pedir es una apertura de costillas, sin tomar aire.

Y este es el siguiente paso.

5. Abre costillas

Una vez que hemos inhalado, exhalado, hecho la apnea, es decir no tomamos aire, vamos a hacer una expansión costal, una apertura de costillas. Debes notar como si tus pulmones se ensanchan pero sin coger aire.

Al principio es normal que te cueste, pero con constancia te va a salir. Con 10 hipopresivos cada mañana puedes conseguir resultados en muy pocas semanas, así que ¡anímate!