Este otoño, apúntate a clases de kizomba con tu pareja

Responsive image

by Merce Rey  
Atrévete a mover el esqueleto con esta danza angoleña que se baila entre dos y en la que se trabaja el tren inferior.
 

Este ritmo musical es idóneo para favorecer la compenetración con tu acompañante, ya que ambos tenéis que estar concentrados para realizar movimientos acompasados y delicados. Un baile romántico en el que las manos tendrán que estar entrelazadas y los cuerpos prácticamente pegados. La complicidad estará más que asegurada, puesto que deberéis guiaros por la música para reproducir los pasos y movimientos que el baile requiere. No sólo es beneficioso a nivel físico, pudiendo mejorar la circulación y activar la cadera, los glúteos, los muslos y las piernas, sino también en lo que respecta a la coordinación, flexibilidad, liberación de estrés y, sobre todo, sirve para estrechar lazos con tu pareja reforzando vuestro vínculo y favoreciendo vuestra confianza.

Tiene su origen en Angola (África) pero como ha pasado con el resto de estilos musicales se ha ido extendiendo por otros lugares del mundo. En Europa la entrada se produjo por Portugal. Si estás pensando en apuntarte a una academia de baile para desconectar del trasiego diario practicando ejercicio y estando en contacto con otras personas, una buena opción puede ser apuntarse a clases de kizomba.

Comenzando por lo básico

Para ir adentrándote en este género comienza por lo más sencillo, practicando los pasos en solitario. Comienza por el paso básico II. Mantén la parte superior del cuerpo un poco elevada y transfiere tu peso de puntas a talones utilizando el abdominal para ejecutar la onda hacia delante y hacia atrás. Al mismo tiempo que realizas ese movimiento deberás combinarlo con un desplazamiento. Haz un paso lateral con uno de los pies y el otro te servirá para hacer la marca. Después repite la misma coreografía con el pie contrario. Tendrías que realizar una onda por cada paso que dieses, según indica Sara López en su videotutorial para principiantes.

A continuación, prepárate para ensayar el paso básico III. La experta aconseja hacer un movimiento en cuatro pasos de forma independiente: flexionar un poco las rodillas, arquear la espalda, estirar las rodillas y salir hacia delante. A diferencia del caso anterior, aquí hay tres pasos, siendo el último el que correspondería con la marca. Se llevarían a cabo con el pie derecho. Primero se harían hacia atrás y luego hacia delante. Estos pasos irán acompañados de un movimiento de caderas. Como bien recomienda López en su vídeo es importante que transfieras el peso del cuerpo de forma lenta, manteniéndolo sobre la pierna base el mayor tiempo posible porque se apreciará mejor la figura resultante. Los pasos tampoco deberán ser muy largos.

FOTO PRINCIPAL.: Photo by Andrea Piacquadio from Pexels.