`El juego del calamar´, claves para conocer el fenómeno mundial de Netflix

Responsive image

by María Robert 
La serie coreana supera ya los 62 millones de reproducciones en la plataforma y va camino de desbancar a Los Bridgerton como la más vista de su historia
 

El juego del calamar supera ya los 62 millones de reproducciones en Netflix, y la plataforma vaticina que en nada se convertirá en la serie más vista de su historia, superando el arrollador éxito de la primera temporada de Los Bridgerton, que sobrepasa los 82 millones de visionados.

El furor por la serie coreana, creada por Hwang Dong-hyuk, se ha contagiado a través del `boca a boca´ (o red social a red social, sobre todo en Tik Tok), atrapando con un explosivo coctel de acción, aventuras, drama, misterio y thriller.

¿De qué va?

Por si no has oído hablar de este fenómeno mundial, El juego del calamar es, grosso modo, otra versión del clásico "ganar o morir". Es la historia de 456 personas que fracasan en la vida por diversas razones, pero de repente reciben una misteriosa invitación a participar en un mortífero juego de supervivencia compuesto por varias rondas de juegos infantiles, y cuya meta es ganar 45 600 millones de wones (38 millones de dólares) y salir de la miseria.

El juego del calamar es unos Juegos del Hambre más desenfadados, sin distopía de por medio, canalla y con bastantes más dosis de humor negro. Pero no es solo una ficción entretenida, cañera y trepidante, también ofrece una clarividente exposición sobre la humanidad y los extremos a los que la gente puede llegar para sobrevivir. Esa precisamente es una de las claves, que sus protagonistas son personajes con los que es fácil identificarse: personas de distintas clases sociales que han acabado al límite por culpa de deudas impagables.

"Quería escribir una historia que fuera una alegoría o una fábula sobre la sociedad capitalista moderna, algo que representara la competencia extrema. Pero quería incluir a personajes parecidos a los que conocemos en la vida real. Como juego de supervivencia, es a la vez entretenimiento y drama humano", explica Dong-hyuk.

¿Es un juego real?

Sí, el juego del calamar es un verdadero juego infantil coreano muy popular en las décadas de 1970 y 1980. Se describe como un tipo de juego similar a Capture the Flag o Red Rover, donde los equipos de ataque y defensa opuestos juegan dentro de un tablero en forma de calamar que generalmente se dibuja en la tierra.

Inspirándose en él, Hwang Dong-hyuk comenzó a escribir el guion de la serie en 2008, afrontando el reto de conseguir un equilibrio ante la hiperviolencia explícita de la historia. Lo logró: los juegos de niños les valieron de hilo conductor. "Los juegos son extremadamente simples y fáciles de entender. Eso permite a los espectadores concentrarse en los personajes, en lugar de distraerse tratando de interpretar las reglas", señala su creador.

Día a día la producción escala posiciones en el ránking de éxitos de Netflix, y millones de adeptos demandan ya una segunda temporada que aún está en el aire.