5 hábitos alimenticios que te ayudarán a mantener la boca sana

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Siempre es un buen día para recordar la importancia que la buena alimentación tiene en cada uno de nosotros. Y no solo a nivel de salud. Si nos alimentamos correctamente, nuestro cuerpo lo expresará de diferentes formas.
 

Una de ellas, será a través de nuestra sonrisa. Y es que tener unos buenos hábitos alimenticios es fundamental para mantener una correcta salud oral y evitar, así, problemas como la gingivitis u otras afecciones causadas por la mala higiene.

En este contexto, el Dr. Khaled Kasem, jefe de ortodoncistas de Impress, ha preparado una serie de consejos a tener en cuenta para cuidar nuestra salud oral, desde la alimentación:

1. Hidrátate: ya sabemos que tenemos que beber agua y que nunca debe faltar en una correcta alimentación. Pero además, cuando hablamos de salud oral cobra especial importancia. Y es que el agua es el líquido con pH neutro por excelencia, por lo tanto no sólo enjuaga algunos restos de alimentos que pudieran quedar pegados de los dientes tras la comida, sino que ayuda también a restablecer el pH bucal idóneo. Si no te gusta beber agua, puedes optar por té, por ejemplo, que aporta flúor, para reforzar el esmalte, y polifenoles, con acción antibacteriana. El té verde es el más recomendable, pero también el negro o kukicha, muy rico en calcio. Ten en cuenta que, al igual que el café, bebido en exceso puede manchar los dientes.

2. Evita alcohol, bebidas azucaradas y tabaco: esto no quiere decir eliminarlos de la dieta, pero sí controlar y moderar mucho su consumo. El tabaco puede teñir los dientes de color amarillento. Además, junto con el alcohol, alteran la microflora oral, es decir que fomentan el desarrollo de bacterias indeseadas que provoquen caries o gingivitis. El alcohol, además, deshidrata, disminuyendo así la producción de saliva tan importante para mantener la boca sana. Por último, al ingerir bebidas azucaradas, la placa bacteriana utiliza ese azúcar para producir ácidos que atacan el esmalte, la superficie dura del diente, dañándolo.

3. Elige alimentos sin colores: como el arroz blanco o carnes o pescados blancos. Y es que al no tener pigmentos, no mancharán la dentadura.

4. No te olvides del calcio: en cualquiera de sus versiones, es muy importante tomar calcio en nuestra dieta diaria, ya que es una fuente indispensable para reparar el esmalte dental, protegiendo a los dientes del desgaste. Entre los lácteos hay que destacar el queso, que ayuda a reforzar la superficie del diente, y el yogur, que, además del calcio, aporta fosfatos y caseína, muy útiles para remineralizar el diente.

5. Incorpora fibra: este tipo de alimentos exigen que tengamos que realizar un esfuerzo extra al masticarlos. Por lo tanto, los cereales integrales y las legumbres promueven la producción de saliva y la consiguiente eliminación de la placa bacteriana.

"Y me atrevo a sumar un sexto: visita a tu odontólogo con frecuencia", comenta el Dr. Kasem. Y añade, "Si bien una buena salud oral comienza en la nevera, no debemos olvidarnos de hacer los controles periódicos y recurrir a quien sabe para que nos diga si necesitamos corregir algún problema vinculado a la salud oral. No solo proveniente de la alimentación, sino también otras afecciones como el apiñamiento dental o la maloclusión, por ejemplo, afecciones que se corrigen de manera muy efectiva gracias a soluciones como los alineadores invisibles".