Mejora tu vida sexual gracias a la fisioterapia

Responsive image

by Mirian Díaz
Cómo y de qué manera puede ayudarte la fisioterapia a la hora de acabar con tus problemas sexuales
 

Algunos estudios demuestran que la fisioterapia puede tratar ciertos problemas sexuales y mejorar el bienestar físico y emocional del paciente. Así, ciertas alteraciones relacionadas con la actividad sexual como pueden ser la excitación, el deseo e incluso el orgasmo pueden solventarse con ciertas técnicas practicadas por fisioterapeutas profesionales.

El suelo pélvico puede ser una de las causas por las que la insatisfacción hace acto de presencia en las relaciones sexuales. Tal y como explican algunos expertos en salud, contar con un suelo pélvico fuerte puede facilitarte las cosas a la hora de llegar al orgasmo. Y es que cuanto más eficaz sea la contracción del músculo, más placer sentirá la mujer.

¿La fisioterapia puede acabar con las disfunción sexual?

La disfunción sexual se refiere a los trastornos o patologías que pueden sucederse durante la actividad sexual en relación al deseo, la excitación o el orgasmo. En el caso de los hombres, los problemas de eyaculación o erección suelen ser los más comunes, mientras que en las mujeres, los problemas más frecuentes están relacionados con las siguientes patologías:

  • Anorgasmia o incapacidad para llegar al orgasmo.
  • Vaginismo o contracción involuntaria de los músculos vaginales, algo que entorpece la penetración.
  • Dispauremia o dolor que siente la mujer en la penetración.

Aún existe mucho desconocimiento al respecto y muchas personas no acuden a fisioterapia porque no saben que con ello pueden mejorar su vida íntima. Sin embargo, la terapia física realmente puede ayudarte para que las cosas empiecen a funcionar y puedas disfrutar y pasarlo bien en tus relaciones sexuales.

En el caso de las mujeres, la finalidad de la fisioterapia consiste en tratar las disfunciones sexuales, reforzando y descontracturando el suelo pélvico. La idea es aumentar el tono de la musculatura, mejorar la circulación sanguínea, disminuir la sensibilidad de las zonas dolorosas o potenciar la movilidad en la región pelviperineal, entre otras cosas.

El fisioterapeuta también se encargará de informar a su paciente acerca de los ejercicios de Kegel y los ejercicios posturales o hipopresivos para mantener el correcto funcionamiento del suelo pélvico al mismo tiempo que se potencia el placer en las relaciones sexuales.

En el caso de los hombres, los tratamientos de fisioterapia también actúan sobre sus disfunciones sexuales, centrándose en el suelo pélvico. No hay que olvidar que la incontinencia urinaria se debe a un suelo pélvico débil, lo que puede acarrear problemas en el sexo, dando lugar a una disfunción eréctil.

¿Qué técnicas suelen emplearse?

Las técnicas que suelen utilizarse en fisioterapia para tratar estos problemas se llevan a cabo de forma manual, aunque también se puede emplear un aparato retroalimentador, llamado biofeedback, cuyo objeto es registrar la actividad eléctrica muscular para saber si la musculatura del suelo pélvico se contrae adecuadamente.

La electroestimulación, por su parte, conlleva el uso de aparatos de impulsos eléctricos que provocan la contracción de los músculos. Además, como ya hemos mencionado, estos profesionales suelen insistir en la realización de ejercicios de Kegel e hipopresivos, que los pacientes pueden hacer perfectamente en casa.

En cuanto a la cirugía, sólo debemos recurrir a ellos en aquellos casos en los que no se produce mejora alguna porque existe una patología neurológica más complicada o se ha producido un descenso preocupante de la vejiga o prolapso.