Tonifica tu cuerpo con el TRX sin salir de casa

Responsive image

by Merce Rey  
Este entrenamiento en suspensión permite realizar completos ejercicios empleando como puntos de apoyo las manos o los pies.
 

Esta disciplina deportiva se puede practicar en cualquier época del año, tanto en el exterior como en el interior, pudiendo mantenerte en forma desde tu propio hogar sin necesidad de apuntarte al gimnasio. No necesitarás un espacio amplio ni realizar un gran desembolso económico. Para ello deberás hacerte con una cinta regulable compuesta por dos empuñaduras en las que colocar tus manos o pies, según el ejercicio que quieras llevar a cabo. Estas estarán unidas por un enganche para colocarlas en un punto fijo y resistente, capaz de soportar tu peso corporal. Puede ser desde una puerta, pasando por la pared o el techo hasta un árbol. Deberás regularlas teniendo en cuenta tu estatura y las actividades que vayas a desempeñar. Con esta técnica podrás esculpir tu figura mejorando tu fuerza, equilibrio y coordinación, así como ganar en flexibilidad. Además, con este deporte no habrá lugar para el aburrimiento debido a la cantidad de ejercicios que puedes llevar a cabo. Se trata de una técnica completa con la que estarás trabajando todo el cuerpo.

Si sientes curiosidad por llevar la teoría a la práctica puedes comenzar haciendo la sesión para principiantes, compuesta por ocho ejercicios y sus repeticiones, del canal Entrenador Personal - Malagaentrena. Lo primero que te mandan hacer son unas sentadillas para trabajar los cuádriceps. Para ello agarra la cinta con las manos, mantén la espalda recta y los pies separados. Tira de la banda hacia atrás con los brazos estirados al mismo tiempo que flexionas las rodillas y miras hacia el frente. Tras este paso vuelve a la posición inicial y repite. A continuación, prepárate para hacer zancadas. Pon un pie delante del otro y desciende mientras tiras de las asas hacia atrás, llegando a tocar casi con una de las rodillas en el suelo. Tras este paso asciende. Seguidamente trabajarás el dorsal y los bíceps realizando el remo cerrado. Tendrás que situar los pies tomando como referencia la anchura de tus hombros, las rodillas deberán de estar ligeramente flexionadas y los glúteos y el abdomen contraídos. Déjate caer hacia atrás sin que los hombros superen la línea del cuerpo. Ahora le toca el turno al remo abierto. Es similar al anterior, pero los codos estarán colocados a la altura del hombro tras la subida.

En el caso de querer trabajar los bíceps tendrás que repetir la colocación realizada en los ejercicios anteriores con los pies a la anchura de los hombros, rodillas semi flexionadas contrayendo glúteos y abdomen, mientras que los codos irán colocados a la altura del mentón y en el ascenso las manos se trasladarían a la coronilla. Para los tríceps date la vuelta, agarra la cinta por encima de las empuñaduras, con la posición inicial que empleaste antes, los glúteos hacia afuera, los codos flexionados y déjate caer hacia delante. Después te tocará continuar con las elevaciones de cadera para trabajar glúteos y lumbares. Haz como manda la experta en el vídeo, dale inclinación a la banda, dejando caer el glúteo hacia afuera cuando bajes. Los pies tendrán que estar un poco separados, las rodillas ligeramente flexionadas y los brazos estirados. En el momento de volver a la posición inicial aprieta los glúteos al máximo. Continúa con los abdominales. Pon una colchoneta en el suelo, ajusta el TRX para poder llegar con los pies a los estribos. Estarás boca abajo, con el cuerpo recto para llevar las rodillas al pecho, apoyándote con las manos en la esterilla. También puedes hacer el mismo ejercicio, pero alternando las rodillas como si estuvieras pedaleando.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Jonathan Borba en Pexels.